182199
La Femme — Paradigmes

8

La Femme
Paradigmes

Disque Pointu / IDOL / 2021

Artista(s)

La Femme

Sorpresivas y versátiles cosmovisiones de una nueva era.

Para La Femme, las máscaras que disfrazan las maneras de vivir se caen una vez que llega la noche. El misterio, la oscuridad, el enigma, la intriga y lo siniestro que puede surgir en el lugar donde los sueños habitan, es el escenario predilecto para que el ensamble francés presente su tercer material de larga duración titulado Paradigmes. Un nombre irónico pues las 15 canciones que lo conforman resultan ser extravagantes y rebeldes respuestas a modelos de comportamiento ya establecidos. Cada pista es una historia que va desde el glamour poético hasta  las desoladoras y solemnes reflexiones que proclaman con todas sus sílabas: “no esperes nada de la vida, pero cuando la luz entra por tu ventana, no te pongas en la sombra”. 

La Femme paradigmes_1

El primer tema, “Paradigme”, es una pista poderosa de electro pop llena de trompetas que dan la bienvenida a la gloria lúgubre que recrea la banda. El sencillo es una invitación a ese inframundo para alcanzar la sensación de libertad que estresa y no es tan hedonista como suele creerse, y al mismo tiempo, deja espacio para aquellas “lágrimas de hielo” derramadas al aceptar el dolor causado por deseos y pensamientos sombríos. 

El éxtasis desciende abruptamente en la segunda canción: “Le sang de mon prochain”, pues la sutil guitarra que acompaña a la dulce y sensual voz de Sacha Got nos cuenta una historia desgarradora inspirada en los mitos alrededor de los súcubos (demonios que toman forma de mujer para seducir a monjes y adolescentes). La interpretación de Got en dicha canción se asemeja a una sombra, un espectro, algo desconocido que nos susurra terroríficamente al ritmo de las panderetas: “Ella eligió la muerte para dar vida al amor”.

Por su parte, “Cool Colorado” es una oda a la experiencia de fumar marihuana. La canción con tintes psicodélicos y pop setentero alude a sensaciones placenteras del acto mismo y de nueva cuenta, las trompetas toman el protagonismo. En el caso de “Foutre le Bordel”, su energía desenfrenada y las guitarras potentes redirigen el rumbo del disco a un ambiente más punk, mientras que “Nouvelle-Orléans” aporta ese limbo relajado y tranquilo a través de líneas de bajo intergalácticas. 

De todas las canciones del disco, “Pasadena” fue la que más cautivó mi atención por el delicado diálogo de las interpretaciones. Se crea un pasaje tan íntimo que es imposible no reproducirla más de una vez. Además, cabe destacar que Estados Unidos influenció demasiado a La Femme en este álbum, y  “Lâcher de chevaux lo confirma con los latigazos así como el  trote y relincho de caballos provenientes del viejo oeste, los cuales se combinan muy bien con los teclados y coros angelicales.

Es muy interesante cómo la banda captura la esencia de una película del género western en tan solo dos minutos y medio de música instrumental. De igual forma, es súper divertida la impresión que causa la canción dentro de la narrativa general de Paradigmes, sin embargo, honestamente, rompe con el ritmo que llevaba el disco.  

En el caso de “Disconnexion”, el banjo es ahora el instrumento que toma la batuta y su participación resulta ser una crítica con mucho sentido del humor sobre el manifiesto intelectual en el que Marlon Magnée recita: “Yo creo que el mayor problema del hombre es experimentar constantemente un deseo de expansión sin límite”, lo anterior mientras el ritmo se acentúa vertiginosamente como una máquina en constante producción. 

Una vez que llegamos a canciones como “Foreigner”, “Force & respect” y “Divine créature”, el ambiente electrónico incita a la fiesta y el baile en su máxima expresión. Sin retorno alguno, los sintetizadores se apoderarán de tu mente y cuerpo. 

No sucede lo mismo con “Mon Ami”, el cual es un track más juguetón e inocente que relaja el ambiente para llevarte hasta “Le Jardin”, la primera canción de La Femme cantada en español. Inspirada por la ciudad de Andalucía, España, la agrupación nos recuerda la fugacidad de vivir y que "todos estamos locos bajo los ojos de la macarena" en una pista que resulta ser una experiencia sumamente religiosa. 

Paradigmes culmina con “Va” y “Tu t’en lasses”. La primera posee cierta influencia del flamenco con coros que hechizan, mientras que la segunda es una melodía nostálgica que despide el viaje experimentado con un hipnotizante solo de saxofón. La magnética, sofisticada y elegante ensoñación ha terminado, es hora de despertar y regresar allá en donde abundan las máscaras.     

La agrupación liderada por Sacha Got, Marlon Magnée y Sam Lefèvre se reinventa una vez más. Su disco está lleno de referencias literarias, cinematográficas y de arte. Con su particular estilo parisino, líricas filosóficas y estética deslumbrante, La Femme se acerca al caos actual de una forma enérgica, divertida y conmovedora. Cada canción te mantiene a la expectativa y es muy interesante que una banda logre eso. El álbum da cabida a muchos géneros musicales y por momentos es confuso, sin embargo, me gusta pensar en Paradigmes como una ruleta en constante movimiento de la cual el azar definirá tu experiencia, al igual que la vida misma.  

No es una revista, es un movimiento.