Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

176261
Kylie Minogue — Disco

8

Kylie Minogue
Disco

BMG / 2020

Artista(s)

Kylie Minogue

La reinvención de la fiesta disco en tiempos de pandemia.

En 1997 aconsejada por Nick Cave, Kylie Minogue decide tomar las riendas de su carrera, reúne a un equipo de productores inclinados en la electrónica y junto con ellos co-escribe (por primera vez en su carrera) Impossible Princess. Aquel trabajo supuso un fracaso comercial y el desprecio de la crítica que tachaba de oportunista el giro musical que tomaba su música, observación que nada tenía que ver con la realidad. Dos décadas después y varios hits más tarde, presentaba un recopilatorio con lo mejor de su carrera y se convertía en el acto más visto en la historia de Glastonbury.

Disco es el trabajo número 15 de su carrera, Minogue vuelve a co-escribir todas las canciones, trae de vuelta a viejos colaboradores y nuevos invitados, todos ellos empapados por el sentimiento hedonista de la década de los setenta o como ella lo llama grown up disco. Debido a la pandemia actual, la australiana aprendió a usar Logic Pro para componer y grabar desde casa, por lo que este se convierte en el primer álbum dónde aparece como productora vocal y es precisamente ahí dónde hay que iniciar cuando se trata de este trabajo: la voz. Kylie se balancea sin esfuerzo en estos 11 tracks, apostando por hacer una versión personal del mítico club Studio 54, todo ello con una maestría que envidiarían sus contemporáneas, y de paso entregando algunas de las mejores melodías que ha hecho en años.

“Miss a Thing” con su sección de cuerdas, secuencia disco-house y coro hipnótico, te obligan a voltear a la pista de baile. El Daft Punk de Discovery se asoma por momentos en “Real Groove” y en el sorpresivo banger de “Supernova”, qué si existe un poco de justicia, debería ser considerado como sencillo, mientras que en “Last Chance” bebe de los mejores ABBA. Como suele suceder con este tipo de proyectos es difícil diseccionar la fiesta y esa es la razón principal para el tibio recibimiento de los sencillos “Magic” (aquí excelente abridor), “Say Something” que era un grower en toda la extensión de la palabra y “I Love It” que podría aparecer en su obra cumbre Fever.

La fiesta termina con la divertida e ingenua “Where Does the DJ Go?” que parece un homenaje a Sylvester y “Celebrate You”; dónde baja el ritmo, pero no lo suficiente con la clara intención de volver a escuchar el disco. La australiana ya tiene su lugar en mundo de la música y tal vez esa es la razón para hacer uno de los mejores discos de su carrera, sin parecer necesitada de éxito. Es curioso que un trabajo como este, quepa en un momento dónde el baile es impensable y sencillamente el festejo colectivo es casi imposible. Pero no le vamos a dar más vueltas al asunto: éramos felices y no lo sabíamos, hasta que Kylie llego para recordarlo.

No es una revista, es un movimiento.