Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

24110
Jaga Jazzist: futurismo para tiempos mejores

Jaga Jazzist: futurismo para tiempos mejores
Jaga Jazzist: futurismo para tiempos mejores

/

Artista(s)

14/May/2013

Jaga Jazzist

Live With Britten Sinfonia

Ninja Tune

2013

A la música clásica le suele sobrar soberbia; peca de mirar por encima del hombro a géneros que considera menores. Por su parte, la música electrónica intenta encontrar algo de probidad al acercarse a expresiones instrumentales que contrapongan su aparente naturaleza artificial. Y esta carambola a tres bandas, la completa el hip hop y sus usuales manías de caer en la frivolidad, la misoginia y los desplantes más banales de la sociedad capitalista, como se sabe procedente del barrio le gusta presumir que está rodeado de lujos y riqueza.

Por fortuna, nada de esto aparece en el nuevo disco de esta banda de electrónica jazzística procedente de Noruega y perteneciente al influyente sello discográfico Ninja Tune. O más bien, deberíamos decir que los elementos antes mencionados si están allí, pero para alegar en contra de las malas maneras y los desplantes erróneos de cada corriente. Habré de explicarme.

En primer lugar habrá que señalar que Jagga Jazzist pertenece a un disquera que si bien no niega su vínculo con el hip hop, siempre ha apostado por su vertiente más experimental y abstracta, al tiempo que entiende que el contacto con otros géneros le trae la posibilidad de enriquecerse y ampliar su espectro. Desde que en 1991 Matt Black y Jonathan More, el dúo de DJs conocido como Coldcut, fundaron esta iniciativa disquera, se avocaron a la innovación y a la transgresión de los límites tradicionales.

Así, la aparición del quinto disco del grupo dirigido por Lars Hornveth no trastoca el ánimo de su discográfica; todo lo contrario, Live With Britten Sinfonia les permite aprovechar la tremenda sonoridad de una orquesta clásica y presumir de una tremenda sección de metales y otra de cuerdas.

El sonido del disco es de talla extra grande y sus 8 piezas contienen tantos elementos que hacen de su escucha una experiencia alucinante, aún cuando tiene ese toque clasicista. Queda claro la gran capacidad que tiene el noruego para hacer caber su material en arreglos lujosos que saben utilizar perfectamente cada parte de la agrupación que lo acompaña, como las marimbas y xilófonos.

El sucesor de One-armed Bandit (2010) se logró gracias a que la DJ de radio británica, Fiona Talkington, les presentó a la orquesta Britten Sinfonia y no dudaron en trazar un proyecto conjunto que agrega interés a la escena del nü jazz escandinavo, un sendero sobre el que Hornveth también ha transitado en compañía de su hermano Martin, quien siempre lo acompaña. Juntos han obtenido logros importantes; por ejemplo, la BBC nombró su primer álbum A Livingroom Hush como el mejor disco de jazz de 2002.

La música instrumental que componen, abreva del jazz contemporáneo –nada que ver con standards históricos-, se apoya en instrumentos dúctiles para la electrónica avanzada y del hip hop apenas toman la capacidad de riesgo y la falta de prejuicios. No en vano se mencionan como influencias importantes en la naturaleza del grupo lo mismo John Coltrane que Squarepusher y Aphex Twin.

En esta entrega, el tema que tituló a su anterior álbum y otros como “Kitty Wu” y “Prungen” aparecen recreados y vitaminados. En estos días en que la realidad nos golpea constantemente con noticias aciagas y lamentables, nos vienen bien las intenciones de estos noruegos. Lars explicó su labor en esta grabación en directo: “Se trata de un registro único y brillante. Les sugerimos escuchar el disco, no los decepcionará, sino que todo lo contrario, hará que sus días sean mejores".

Dedicar tiempo a sumergirse en un disco como este no hace sino relacionarnos con música actual apasionante, no cabe duda que obedece a su tiempo. Nunca falta quien cuestiona la carencia de la originalidad o del surgimiento de propuestas distintas.

Por una parte, he podido comprobar cómo este álbum puede seducir a distintas generaciones y a seguidores de tendencias distintas. Pero para explicar su vigencia, prefiero anotar una frase que recién le escuché al inmenso Brian Eno durante su intervención en la Red Bull Music Academy de Nueva York a comienzo de mayo. En tal cumbre musical comentó: “Es imposible saber todo lo que está sucediendo, tener una idea del estilo sonoro de estos tiempos. Pero de lo que estoy seguro es de que se hacen cosas fantásticas. No es verdad que esta época sea peor. Al contrario, es un tiempo muy fructífero musicalmente”.

Ni duda cabe, allí está Jaga Jazzist para ponernos en trance y rodearnos de una vorágine interminable de ideas musicales y sonidos. Una expresión futurista que nos hará sentir bien.

Aquí una probadita:

No es una revista, es un movimiento.