Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

210375
Interpol — The Other Side of Make-Believe

8

Interpol
The Other Side of Make-Believe

Matador Records / 2022

Artista(s)

Interpol

Rodrigo
Rojas

20/Jul/2022

Sonidos llenos de melancolía que combinan la elegancia de James Bond con la oscuridad de Batman

Todos los días aparecen nuevas bandas y con ayuda de internet ahora todo se encuentra a un clic de distancia. Pero el verdadero reto no es emerger sino permanecer. Con la velocidad del mundo globalizado son muy pocos los grupos como Interpol que han conseguido mantenerse en las alturas sin derrumbarse.

La primera barrera para el trío conformado por Paul Banks, Daniel Kessler y Sam Fogarino fue conseguir un estilo propio. El inicio del camino estuvo marcado por una reiterada crítica: Es una copia descarada de Joy Division.

Han transcurrido dos décadas desde que el conjunto iluminó el panorama musical con su álbum debut lleno de oscuridad. Desde entonces el mundo ha cambiado por completo y de la camada de agrupaciones que sorprendieron al inicio del milenio quedan muy pocas. La mayoría desaparecieron como lágrimas en medio de la lluvia.

Pero con Interpol ha sido distinto porque el proyecto sigue de pie y con una actividad constante. Ha logrado superar todo tipo de modas pasajeras y hoy es uno de los pocos grupos de rock que puede encabezar festivales y ofrecer conciertos en cualquier parte del mundo. Después de tantos años no ha caído en el abuso de teclados ni en las coreografías para ganar nuevos adeptos.

La idea primigenia de componer canciones que transmitan emociones con los instrumentos básicos del rock se mantiene. La acumulación de tantos años de experiencia dio como resultado The Other Side of Make-Believe, el séptimo trabajo de una discografía que destaca por la cuidada calidad.

En esta ocasión el tridente se tuvo que ajustar a las circunstancias para crear las 11 piezas que conforman el LP. Debido a la pandemia las composiciones y las estructuras de los temas se hicieron a distancia con los integrantes en diferentes países. Hasta que hubo un bosquejo claro de lo que deseaban se reunieron todos los miembros para grabar las canciones.

En ese tenor, el contexto exterior tuvo un claro impacto en los sentimientos internos. Desde la inicial “Toni” se aprecia una melancolía que recuerda a la faceta más depresiva de The Smashing Pumpkins. La solemne voz de Banks es el complemento perfecto para cualquier tarde lluviosa con las calles congestionadas.

La tristeza es imposible de evitar pero cuando suena “Fables” de fondo se vuelve menos tortuosa. Son cuatro minutos en los que la guitarra de Kessler toma la batuta y junto a los demás instrumentos ofrece paz y esperanza. Lo mismo ocurre con “Passenger” en donde se transpira el ambiente gélido de Nueva York junto a una letra llena de metáforas.

Si algo ha sido una constante con Interpol a lo largo de tantos años es el estilo sombrío. Tanto a nivel sonoro como visual es una característica que distingue al conjunto. Por eso su música conecta tan bien en una época en la que el futuro es cada vez más oscuro e incierto.

REDACCIÓN:

Rodrigo
Rojas