Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

117215
Hercules & Love Affair — Omnion

8

Hercules & Love Affair
Omnion

Atlantic / 2017

Artista(s)

Hercules & Love Affair

Rehabilitarse en la música.

La historia comenzó cuando publicó su primer canción en 2008. “Blind” dura en la versión del álbum homónimo 6:18’, para radio es más breve, 3:47’. Después de eso vino un contrato con DFA Records, una gira por todo el mundo que incluyó Glastonbury, presentaciones para medios de comunicación, pero lo que estaba sucediendo en la vida de Andy Butler era un infierno al cual descendería más y más. Antes de que los nuevos adeptos al disco y al house bailaran como locos en las pistas de baile con su música, el cerebro de Hercules & Love Affair había pasado por una rehabilitación a los 21 años, su adicción a las drogas –que comenzó a los 15– lo había metido en muchos problemas. Pero la fama que trajo consigo esa canción lo empujó de nuevo a las adicciones. Lo que narra a Pitchfork es estremecedor. Nueve años después de que comenzara ese pasaje oscuro Butler está sobrio y contento, canta al respecto en su nuevo álbum Omnion, el menos dance de su discografía y el más serio.

“Algunas veces la pista de baile representa la decisión de evitar el diálogo con el mundo exterior, de entrar en comunión con la gente sin querer hablar, pero los humanos necesitan retarse a sí mismos y dar un paso adelante. No todo tiene que ser serio, pero este disco de Hercules lo es”, afirma Andy Butler sobre este nuevo acercamiento a la música electrónica que incluye a sus –ya conocidos– colaboradores Rouge Mary y Gustaph, así como al vocalista de The Horrors, Faris Badwan, la neoyorquina Sharon Van Etten, la cantante islandensa Sísý Ey, el colectivo libanés Mashrou’ Leila y el propio Andy que busca redimirse a través de “Fools Wear Crowns”: “I'm a fool when I've been drinking. I’m glad that I didn't today. Why yell at the sky. If it's gonna rain? It's gonna rain. Don't be foolish”.

En Omnion hay una reflexión sobre los sentimientos y el entorno sobre pistas de techno en su mayoría; Sharon Van Etten pide ayuda en una electro balada embriagadora, su voz surfea acercándose y alejándose de los beats lentos hasta que la ola toca su punto más alto en el coro “So can you help? Can you help from beyond?” y ella no la puede alcanzar. Faris Badwan participa en el house y la new wave de “Controller”, su voz es usada por la música, controlada, esclava de un ritmo retro, contagioso y repetitivo de sonidos envolventes acompañado de los destellos que ya hacía Hercules & Love Affair en su anterior entrega, The Feast of the Broken Heart. “Rejoice” es una extraña combinación de electro, punk y gospel, una pieza desbocada, de alto calibre que revoluciona la música del estadounidense, un poco agresiva para lo que normalmente produce, con unas letras que ahonda en su pasado oscuro: “Did you have your lot today? Of guilt and sorrow. Secrets have taught you. Live life with joy”.

El álbum va construyendo su camino entre ritmos lentos y veloces, "Are You Still Certain?" es dance hipnótico y en estado puro; "Fools Wear Crowns" comienza lento, un susurro electrónico sin mucha cadencia, con sonidos que aparecen y se marchan, pero a medida que Butler narra sus caídas con el alcohol, se vuelve más adictivo con una base constante que lo mantiene a flote, una sorpresa dentro de los once temas que conforman Omnion. Este álbum es sorprendente en cada pieza, pero al igual que con el anterior –publicado en 2014– sus diferentes partes no logran darle un flujo continúo en su totalidad, algo no encaja cuando termina una parte y empieza otra. Su esfuerzo por ofrecer una variedad de ritmos es notorio, pero se queda corto si lo comparamos –y eso es necesario– con su brillante debut, aquel que comenzó la aventura que ha sido Hercules & Love Affair, un viaje que los fans del género celebramos.

No es una revista, es un movimiento.