43931
Habits: La dulce tradición del desvarío californiano

Habits: La dulce tradición del desvarío californiano
Habits: La dulce tradición del desvarío californiano

/

Artista(s)

12/Mar/2014

Habits

Unselves In Arrival

Fleeting Youth Records

2014

Ah, California; The Golden State. No es descabellado suponer que la abundancia de climas, el choque cultural y la herencia genética lisérgica de los 60 sean los responsables de producir una mezcla tan volátil que originara la actual excéntrica escena de garage rock psicodélico abanderada, entre otros, por los arrebatados e hiperactivos Ty SegallThee Oh Sees y ahora Habits.

Sucede que Unselves in Arrival, el debut de esta banda angelina, guarda pocas similitudes con el legado de Segall y compañía al tiempo que se permite retorcerlo y elevarlo unos grados más en el medidor de rareza, ofreciéndonos algo que suena como un artefacto alienígena accidentado a mitad del desierto.

Como con Segall y Thee Oh Sees, en Habits es uno sólo el pilar que ostenta el peso creativo: Dustin M Krapes, el hombre detrás de la composición, producción y líricas de la banda, mientras que la portada del álbum nos remite inmediatamente a la tradición del collage ácido-espantoso al que se nos tienen acostumbrados en el género ¿Acaso no es ese Hunter S. Thompson volteado de cabeza?

El sonido de Habits es experimental sin dejar de ceñirse a la solidez de una estructura firme y corta; ninguno de los 10 tracks sobrepasa los cuatro minutos y la base recurrente en cada corte son los riffs aguerridos de bajo (“Toy Makr”) y un sólido y contundente ritmo de batería (como en la inaugural “Splendor of the Panic), acompañados por arreglos, zumbidos y aullidos de sintetizador meticulosamente ensamblados y sampleos dispuestos con el recelo de un cirujano.

Además, si añadimos la consideración de que todo lo anterior lo ejecuta Krapes acompañado de un luchador profesional en la batería (“Dithy Ramb”) y un taxidermista vegano en el bajo (“Gabriel Armenta”), podemos darnos una idea de cómo suena en vivo una banda tan segura de sí misma.

“Estas canciones son una manera de escape de la típica experiencia humana cotidiana”, confiesa Krapes, quien es seguidor del comediante Bill Hicks y lleva su Essential Collection en el coche para entretenerse durante los tours. Unselves in Arribal “Is just a ride”, parafraseando a Hicks; “Va de arriba para abajo y gira y gira y tiene sustos y sorpresas y es muy brillante y colorido y muy ruidoso y divertido.”

Se trata de un disco difícil de asimilar, pero que de algún modo, con el tiempo, se las arregla para enraizarse en tu interior, como la flora que crece en las profundidades del Valle de la Muerte.

No es una revista, es un movimiento.