Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

141562
Guided By Voices — Zeppelin Over China

8

Guided By Voices
Zeppelin Over China

Rockathon / 2019

Artista(s)

Guided By Voices

Volar sobre el pantano.

Tras 36 años, dos rupturas, dos reuniones, 26 discos de estudio e incontables sencillos, trabajos en solitario versiones especiales y alineaciones, la máquina creativa dentro de la misteriosa y retorcida cabeza de Robert Pollard muestra que todavía tiene bastante gas en el tanque, un tanto irónico ese comentario dados nuestros tiempos. Lo cierto es que todo ese combustible hace que su nuevo álbum, Zeppelin Over China, vuele alto y hacia grandes distancias uniendo todo lo que hace a Guided By Voices uno de los conjuntos más respetados, eclécticos y vigentes de su generación.

Al igual que Dinosaur Jr. o Sleater-Kinney, las “voces guiadas” por Pollard siguen encontrando territorio fértil en ese deliciosamente sucio y pantanoso camino del indie rock más lo-fi y desventajado, a medida que adaptan su arsenal de pedales y amplificadores para las necesidades más widescreen e inmediatas de los oídos del siglo XXI, tanto para los escuchas como para los distintos métodos de consumo musical. Al mantener la misma calidad en la composición y producción, sus discos tienen esa rara calidad de poderse apreciar de igual manera en una laptop con Spotify, un iPod de principios de los 2000, un reproductor de CDs noventero y un tornamesas de vinilo que ha regresado para quedarse, como Alf en forma de fichas. Y siguiendo la línea de pensamiento de ese último chascarrillo, la atmósfera que prevalece durante las 32 canciones que componen el disco, es una de nostalgia, pero no la que aprovecha otra banda aventajada como Weezer para promover una cierta ironía, sino una que con afecto celebra el ingenio de Pollard y su incansable búsqueda por entender la vida cotidiana, la ciencia, la masculinidad y el sexo a través de la música.

La voz de Pollard sigue rugiendo y lamentando por igual de formas tan frescas como en sus mejores épocas, sonando como a un Eddie Vedder más limpio, más titubeante y sin tanto cascajo (obviamente diciéndolo como cumplido). Desde la cálida bienvenida de “Good Morning Sir” y el arranque de “Step of the Wave” hasta la estridencia de “Your Lights Are Out” y los tamborazos de guerra de “Holy Rhythm”, Pollard mantiene su lírica pragmática, oblicua y cínica, a veces todo a la vez en una sola canción, mientras el resto de su banda otorga interpretaciones precisas y contundentes mezclando folk, psicodelia y garage entre cada canción. Esta es música para sacar las camisas de franela y tener una parrillada nocturna en la azotea sin sentir que uno da el viejazo… o que quizás uno ya esté en otra onda más dinámica.

Por la cantidad de canciones y la uniformidad, a veces el material puede sentirse cansado y el escuchar 32 temas hoy en día de un solo disco podría sentirse como una labor titánica, pero Pollard sigue ofreciendo sorpresas por aquí y por allá para mantener el asunto interesante, como las armonías agresivas de “Charmless Peters” o la repentina pausa acústica y tierna de “You Own the Night”. Al final del día puede resumirse en una experiencia atemporal, que vive y respira su propio aire, y para una banda con tanto camino andado como Guided By Voices, no me imagino una mejor situación.

No es una revista, es un movimiento.