Log In

Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

141467
FIDLAR — Almost Free

8

FIDLAR
Almost Free

Mom + Pop Records / 2019

Artista(s)

26/Ene/2019

No todo es punk y cerveza barata.

En 2019, y aunque todavía lo tengamos en el radar de propuestas, FIDLAR cumple 10 años de escupir punk y hablar irónicamente de drogas, gentrificación y surf. El cuarteto californiano se ha hecho de una fuerte fama y respeto, ganándose un fan base que va en aumento constante. ¿Y qué tiene de especial el proyecto? Podría hablarse del sonido y los riffs saturados, pero la lírica se lleva la ovación. Haciendo al escucha sentirse identificado de los distintos problemas que suelen representar en su música.

Ahora con una vasta experiencia sobre tarimas, la banda que oscila su sonido entre el garage y skate punk nos presenta Almost Free. Tercer material de larga duración que rompe con todo lo que habíamos escuchado y se arriesga a explorar nuevas texturas y colores. Los jóvenes crecieron y tras cuatro años sin novedades de estudio, se vuelcan a la exploración con ayuda del productor Ricky Red. Nunca es malo evolucionar y arriesgarse, menos en esta época donde el mundo parece siempre estar sumergido en un caos constante. A FIDLAR le sienta bastante bien y nos muestra de qué más puede ser capaz.

El tema abridor “Get Off My Rock” es algo totalmente Beastie Boys. Mucha fuerza en tres minutos que explota en un torbellino de hip hop, sirenas y ladridos de perros, aunque no sé si de verdad se pueda considerar un buen tema. Inicio fuerte, aunque tambaleándose. “Can’t See You” toma el control y es un completo opuesto con matices de rock clásico. Ha destacar: no han dejado la ironía y la crítica social continúa. “Meditate you can get rich quick”.

Con “By Myself” y “Flake” se hace notar que el álbum de FIDLAR no tendrá un hilo conductor. Los integrantes han dejado guiarse por sus sentimientos y crearon mucha música, casi gratis. El primer tema mencionado con un Zac Carper al descubierto hablando de la adicción, la maldición y la soledad. El segundo que nos recuerda a The Black Keys y su intro en “Howlin’ For You” y unos vocales al estilo Kasabian. Aunque las intenciones son buenas, con cuatro temas el disco no amarra y no termina de atrapar. Esperemos falte lo mejor.

Las raíces subsisten.

Tal vez eso hacía falta para que el LP explotara: “Alcohol”. La canción es un clásico instantáneo del cuarteto de Los Ángeles. Un bajo firme, guitarras distorsionadas y un poco de destrucción, la fórmula clásica del rock & roll. Siguiendo la misma línea, suena el tema que le da nombre al disco, dos minutos donde los instrumentos son los protagonistas. Se tarda pero ya engancha.

“Scam Likely” y el track colaborativo con K. Flay, “Called You Twice”, contienen un esencia de glam rock bastante agradable. El registro parece ser una especie de tributo donde FIDLAR indaga en sus influencias y en los gustos particulares de cada miembro del proyecto. Desmenuzaron su música y empezaron a atreverse más para comerse el mundo. Evolucionas o te quedas atrás. Y así como llegan estas palabras, “Nuke” te da un golpe en el cráneo y grita por 40 segundos, nada ha cambiado amigo.

Los temas y su duración es relativamente corto. Ninguno pasa los cuatro minutos y me percató porque en un parpadeo veo que “Too Real” es el décimo de un tracklist compuesto por 14. FIDLAR quiere terminar fuerte. Haciendo lo que más les gusta, puro ruido y salvajismo. La exitosa fórmula prosigue hasta “Kick” y “Thought. Mouth.”. Tal vez, este último bloque sea el que más disfrutarán aquellos seguidores que se enamoraron de sus dos primeros trabajos de estudio. Para culminar con el esperado LP, “Good Times Are Over” llega con suave sonido que en ocasiones llega a tener un poco de grunge en las venas. Nada mal para finalizar con un material que fue creciendo de a poco hasta estallar y rompernos los tímpanos.

Del disco podría hablarse mucho, algunos temas en realidad son muy flojos. Quisieron hacer notar que pueden hacer muchas otras cosas (que es cierto), pero se percata forzado. Por otra parte, siempre va en ascenso, cada tema es mejor que el anterior y eso hace que te quedes ahí. Intrigado por saber con qué te va a sorprender. La ironía para tocar temáticas delicadas de una manera tan directa y refrescante es increíble. Recomiendo que se escuche todo el disco sin titubeos, se va soltando de a poco. Su show en México: imperdible.

No es una revista, es un movimiento.