190214
Fármacos — Manual de una Pérdida

9

Fármacos
Manual de una Pérdida

Fármacos / 2021

Artista(s)

Fármacos

Sonidos experimentales generados con sintetizadores y pop ochentero que nos muestran el lado luminoso y oscuro de la vida.

El proyecto de Diego Ridolfi continúa transitando nuevos lugares musicales y este año nos sorprende con el lanzamiento del álbum Manual de una Pérdida en compañía de Cristián Heyne y da seguimiento a su producción Estado de Gracia de 2016. Si bien, Diego no había estado del todo ausente durante estos últimos años, pues en 2019 nos regaló una serie de reversiones de algunas de sus canciones como "Cuando Quieras" y "Lento". Asimismo nos mostró "Nuestro Infierno", aunque no había una completa claridad si el track formaría parte de su nuevo disco. Sin embargo, no fue hasta junio del año pasado que pudimos vislumbrar lo que venía trabajando el músico, esto a través de la develación del tema homónimo del LP.

Ahora, tras la espera, Fármacos muestra la apertura de un ciclo musical renovado. La música se decanta en sonidos y coloraturas básicas, pero que tienen un trasfondo lírico y de producción muy trabajados, los cuales hacen que el disco no caiga en una espiral sin salida. Su estética apuesta por ritmos lentos y pegajosos, pero con letras profundas para meditar. La trayectoria del álbum enmarca momentos alegres y luminosos dentro de las relaciones personales y al mismo tiempo, nos lleva por la oscuridad al caer en un círculo vicioso dentro de nuestros pensamientos que van desde la introspección y el por qué de la vida.

El elepé descansa sobremanera en melodías creadas con sintetizadores y es el instrumento que escucharemos a lo largo de todas las canciones. A su vez, dentro de su concepto, nos topamos con letras que nos llevan a una reflexión interna sobre el amor, el desamor y el dolor cuando alguien ya no está.

En primera instancia se presenta "Eres Todo Lo Que Está Bien", una canción futurista que imprime gran fuerza en la música con un ritmo bailable y que hace hincapié en lo positivo del amor. "El Calor Nos Confundió" tiene un estilo pop ochentero que deja muy clara la línea hacia dónde se dirige el disco.

De pronto llegamos a "Manual de una Pérdida", la canción homónima al álbum que nos lleva a un corte abrupto en lo lírico. Su letra nos incita a reflexionar cómo sobrellevar una pérdida y en las emociones que se hacen presentes durante esta etapa. Mientras tanto, la música tiene una gran influencia en beats de discoteca.

"Cuando Hablo de Ti" es el recuerdo de lo que fue alguna vez en una relación, el reconocimiento de los errores y la idea del porvenir. La melodía es lenta y se asemeja a una balada pop con ritmos suaves y voces en susurro. Por otro lado, "Humedad" y "Nos Estamos Destruyendo" continúan el recorrido bajo la misma línea con un poco de influencia en la música pop de antaño y al mismo tiempo con ritmos que se asemejan al pop de hoy.

"Un Día es Para Siempre" mantiene una base rítmica de batería que se conecta con un sintetizador que nos lleva a una atmósfera envolvente hasta fundirse con la voz de Diego. La música hace un efecto de eco y escuchamos en susurros la letra restante.

Por otra parte, el líder de Fármacos asegura que esta nueva etapa musical la enfrentará en México, pues a partir de este año radicará definitivamente en este país. Lo que nos lleva a su siguiente tema "Despertar en Cdmx", un track onírico que se disipa hasta conectarse con "Tú Detrás de Todo" y que nos catapulta a "Esperar (II)", con beats lentos y elegantes.

"Nuestro Infierno" es un tema bastante emocional y que pone en juego la unificación de diversos géneros musicales. La explosión vocal de Diego es un punto fuerte en esta canción, pues muestra un matiz distinto y más expresivo.

En "Te Volví a Pensar" también se arriesga el músico chileno y presenta un track liderado por melodías de cuerdas pulsadas y un solo de guitarra que nos lleva a otra cara de su composición. "La Mejoría de la Muerte (I) y (II)" son dos canciones hermanas que se entrelazan entre música ambient y al mismo tiempo nos envuelven en una atmósfera oscura y melancólica.

Por último, "Estado Crepuscular" cierra con acordes de piano que se alargan entre sí dando un tiempo de sosiego y calma. El desenlace marca de forma metafórica los destellos de luz cuando acabamos una relación, la etapa del duelo que parece interminable y que, al mismo tiempo, nos hace creer que las emociones no tienen salida. Sin embargo, al término de ese túnel podemos reconocer que aún hay algo por lo cual seguir adelante y es la luz que nos puede guiar hasta el final.

No es una revista, es un movimiento.