33337
El calculado plagio de The Icarus Line

El calculado plagio de The Icarus Line
El calculado plagio de The Icarus Line

/

Artista(s)

20/Sep/2013

The Icarus Line

Slave Vows

Picadilly Records

2013

The Icarus Line, agrupación californiana de post hardcore y punk, la que podría ser la mejor banda de covers de The Stooges en el planeta, nos presentan su quinta entrega, Slave Vows, en la que a pesar del tributo descarado a Iggy y compañía, se nota el oficio, el temperamento y la actitud que le hace tanta falta a la música actual.

Slave Vows es un álbum en el que el bajo y la batería en ocasiones se ven opacados o menospreciados, pero si se escucha detenidamente, la importancia de estos instrumentos es trascendental para alcanzar esos momentos de clímax y explosión implacable con guitarras retorcidas tan características de The Icarus Line.

El álbum comienza con “Dark Circles”, pieza de 11 minutos con una introducción que nos remonta a The Velvet Underground y que entra en capas de sonido con guitarras inmundas que nos transportan a los primeros trabajos de The Jesus & Mary Chain My Bloody Valentine.

Ahora, si pasamos a lo que saben hacer, donde el sonido se vuelve menos experimental es en “Don’t Let Me Save Your Soul”,  que pareciera ser una canción que a Josh Homme se le fue de las manos; una pieza sin pretensiones y con un solo de guitarra que nos remonta al sonido del ex Stooge, Ron Asheton.

En “Marathon Man”, nuevamente los fantasmas de The Stooges y sus guitarras obscenas se presentan hasta convertirse por momentos en una nueva versión de “L.A. Blues”. Le sigue “Dead Body”, casi 8 minutos de riffs crudos y solos que caen en lo inmoral y atascado. “No Money Music” es pura locura neoyorkina, influenciada por las entonaciones esquizofrénicas de Alan Vega en Suicide.

“City Job”, probablemente la mejor del disco, es donde The Icarus Line finalmente encuentra un sonido propio con una faceta más hardcore. “Laying Down For The Man” es otra gran pieza con violencia y agresividad como antesala a “Rats Ass”, último homenaje descarado a la resonancia y provocación de Iggy  y compañía.

Slave Vows es una gran experiencia; el disco no se hace largo, hay grandes canciones y una guitarra que te hará cerrar los ojos como cuando te desgarra una pieza de blues. Si eres un purista musical, probablemente encontrarás este disco y a The Icarus Line como una copia impertinente y sin razón de The Stooges. Por otro lado, si buscas a una banda relativamente nueva, sucia, sin complacencias, con personalidad y que te grite al oído “ a la mierda con lo que pienses”, éste es un buen experimento.

Ya no existen los hilos negros en el rock. Descaradamente, los californianos quieren enseñarte el mundo de sus ídolos. Si The Icarus Line te acerca a conocer o a revalorar a Iggy & The Stooges, Suicide, The Velvet Underground y MC5, estos chicos habrán cumplido su misión.

No es una revista, es un movimiento.