Log In

Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

137235
Connan Mockasin — Jassbusters

7

Connan Mockasin
Jassbusters

Jassbusters / 2018

Artista(s)

Connan Mockasin

Jassbusters: un misterio del que es imposible adivinar la profundidad.

Algo que ha caracterizado a Connan Mockasin desde que debutó, ya hace casi una década con Please Turn Me Into the Snat (2010), ha sido su condición aparente de perpetuo recién llegado. El cantante nos hace pensar que es como un extraterrestre o un desconocido borracho que entra al karaoke cuando ya casi va a cerrar exigiendo que le pongan una de Steely Dan. Pero esta misma extrañeza en ningún momento proviene de una falta de experiencia, pues Mockasin tiene ya una trayectoria larga. Más bien, es esta práctica la que le ha dado al cantante la capacidad de esconderse una y otra vez de la realidad.

Después de 5 años de haber lanzado Caramel (2013), el músico neozelandés regresa con un álbum bastante más corto que los anteriores. Se trata de 8 canciones en las que el dadaísta del pop renuncia a algunas de sus características habituales (lo bailable, lo psicodélico) e insiste en algunas otras: guitarras serpenteantes, atmósferas apacibles y un sentido del humor general que ha acompañado a Mockasin siempre. En gran medida, su condición de Alien se basa mucho en su reticencia a tomarse a sí mismo en serio, incluso cuando está colaborando con artistas de la talla de Charlotte Gainsbourg, MGMT o James Blake, que puede o no haber cantado en un track de Jassbusters.

Este sentido del humor también se manifiesta en las letras en las que Mockasin puede ser extremadamente tierno o extremadamente vulgar. De hecho, el juego de palabras en “Charlotte’s Thong” (por el cual es difícil saber si Connan está cantando ‘song’ o ‘thong’) recuerda al de “I’m the Man that Will Find You”,en la cual la segunda voz parece cantar ‘fuck’ en vez de ‘find’. Pero quizás la característica más grande y consistente de Connan Mockasin que encontramos en Jassbusters sea su capacidad de torcer el genero musical sin romperlo realmente.

Todo lo ajeno que tiene el mundo de Connan Mockasin se incrementa en Jassbusters, que parece ser el soundtrack de una próxima película llamada Bostyn n’ Dobsyn (título referenciado en la canción “Bn’D”). No sabemos gran cosa de esta película dirigida y protagonizada por el mismo Connan Mockasin, más allá de que involucra una escuela, músicos y los años ochenta. Los fragmentos de conversaciones en tracks como “You Can Do Anything” y “Last Night”, más que dilucidar el misterio, solo lo incrementan. ¿Quién es Charlotte? ¿Quién es Conn Con? Connan parece obstinarse en envolver su mundo de una espesa neblina que impide leer muy adentro en sus intenciones. Por muchos que su música suene a Fleetwood Mac, como en “Charlotte’s Thong”, o a The Beatles, como en “Momo’s”, carece en realidad de un sentido del melodrama y todo su histrionismo. Más que desvelar su intimidad, es una excusa para seguir manteniendo al planeta Mockasin en otra dimensión, en otra época, cubierto de una bruma de humor y excentricidad que lo protege de miradas indiscretas.

Quizás lo más honesto que haya en la música de Connan Mockasin sea su plegaria al escucha de aceptar lo extraño y dejarse llevar por las atmósferas. Es así como el músico nos hace renunciar a adentrarnos demasiado en un misterio del que es imposible adivinar la profundidad.

No es una revista, es un movimiento.