Log In

Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

141778
Cherry Glazerr — Stuffed & Ready

8

Cherry Glazerr
Stuffed & Ready

Secretly Canadian / 2019

Artista(s)

Cherry Glazerr

Escupirle al mundo con seguridad feminista: es el mensaje en lo nuevo de Cherry Glazerr.

Las cereza feminista ha vuelto. La guitarrista y cantante Clementine Creevy, de escasos 22 años de edad ha liderado Cherry Glazerr desde 2012 a la fecha. Este año, la tecladista Sasami Ashworth dejó la banda para dedicarse a su propio proyecto. El ahora trío de Los Ángeles, conformado también por Devin O’Brien en bajo y el baterista Sean Redman, lanza su tercer álbum Stuffed & Ready bajo el sello Secretly Canadian.

Bien dicen que la tercera es la vencida. Con Apocalipstick (2017), Cherry Glazerr dejó en claro su postura feminista, pero con cierta inseguridad. La madurez es un proceso que definitivamente no va con Stuffed & Ready, pues la fórmula de “Ohio” y “Wasted Nun” se asemeja mucho a lo que ya han presentado en cuanto a instrumentación. Lo nuevo suena más estridente sin los teclados, se perciben arreglos en efectos de sonido, la guitarra da volumen y la voz tenue pero determinante de Creevy sigue intacta.

La primera vez que escuché a Clementine con “Only Kid on the Block” sentí honestidad y camaradería. La repetía una y otra vez, porque el odio y la intimidad de la letra me representaban; pensaba: “hay muchas mujeres allá afuera que deberían estar escuchando esto, es liberador”.

Y lo sigue siendo, poder cantar: “Don’t hold my hand, don’t be my man” o “Where should I go, what should I say” en “Daddi”, da directo a la masculinidad tóxica de la que todas queremos hablar sin miedo. ¿Es más importante el mensaje que la experimentación sonora? Para C.G. parece ser fundamental. La portada del álbum lo confirma, vemos a una Clem elegante, con el cabello rubio y no de su tono natural, rellena (tras acabarse el banquete que había) y a punto de vomitar; escupiendo el último bocado como signo de inconformidad, pero con rebeldía en la mirada y enfundando su guitarra, lista para escupirle al mundo lo que no todos quieren escuchar.

Los 10 tracks de Stuffed & Ready se escurren por tus oídos, pero no de tu cerebro. “That’s Not My Real Life (feat. Delicate Steve)” cuestiona a cerca de nuestro rol en la sociedad, sobre si deben los hombres vestir traje para que los admiren las mujeres, por ejemplo.

El manifiesto continúa, “Isolation” arremete contra el tema de la individualidad y también habla de culpa ante la irresponsabilidad afectiva en “Juicy Socks”. La furia se percibe en cada pieza, misma que alberga la generación millennial; se siente la desesperación en Clem por escupir sus cuestionamientos existenciales e inestables.

Habrá que esperar próximas novedades de Cherry Glazerr que, con tres álbumes bajo el brazo se ha ganado un lugar en la escena garage rock e indie feminista. Estamos seguros de que la madurez del proyecto no se mide en experimentación, sino en la calidad y seguridad de su mensaje.

No es una revista, es un movimiento.