165828
Cegvera — The Sixth Glare

9

Cegvera
The Sixth Glare

Stolen Body Records / LSDR Records / 2020

Artista(s)

Cegvera

15/Abr/2020

Cegvera, música demencial para observar la llegada del fin del mundo.

El concepto del álbum como un todo se ha perdido a lo largo de los últimos años. Cada vez son menos los músicos interesados en contar una historia completa a lo largo de las composiciones que conforman una obra. Dejar de poner atención en detalles como el arte de portada o lanzar sencillos individuales cada vez es más frecuente. Aunque siempre existen algunas personas que se niegan a seguir a las mayorías.

Aunque de manera tradicional se suele creer que los álbumes conceptuales son exclusivos del rock progresivo, en realidad no es así. En cualquier género se pueden fabricar elaboradas obras que exigen de la total atención del escucha. Para ejemplificarlo se puede escuchar el trabajo más reciente del dueto internacional Cegvera.

Cuando Gerardo Arias abandonó México para trasladarse a Inglaterra, su máximo objetivo era continuar con sus estudios superiores. Fue al adentrarse en el movimiento musical de la ciudad de Bristol que descubrió la existencia de otras personas con gustos similares. Al final conoció a Matt Neicho y así nació Cegvera, nombre en homenaje a la novela Ensayo sobre la ceguera del escritor portugués José Saramago.

Con inclinaciones hacia el doom metal, drone y la música ambiental, el conjunto originalmente era un trío. Aunque para la grabación de su segundo LP se transformó en un poderoso dueto en el que abundan los ritmos lentos pero ejecutados a máximo volumen. Es como observar en primera fila una marcha de elefantes y tener el riesgo de ser aplastado en cualquier momento.

Existen muchas temáticas por las que se pueden optar como eje central de un material; sin embargo, una poco explorada es la conformada por la crisis ambiental y el abuso en el consumo de antibióticos. Precisamente se trata de los rubros que la dupla escogió para componer las nueve canciones que conforman The Sixth Glare y en donde no se necesita de una voz para transmitir un mensaje.

Para poner en contexto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que de no cambiar la tendencia actual, para el 2050 el consumo de antibióticos será la primera causa de muerte en el planeta. Con esto, queda claro que se trata de una problemática de orden mayor que requiere total atención.

Con lo anterior en mente, la pareja construyó un trabajo que en la parte musical se alimenta de la influencia de Black Sabbath, Neurosis y Sleep. Las voces que se escuchan a lo largo de 40 minutos son mínimas. Los protagonistas son la guitarra, bajo y batería que se transforman en olas enormes que amenazan con derribar todo lo que encuentren a su paso.

Como pocos álbumes, la máxima recomendación es contar con unos audífonos o unas bocinas de máxima calidad. Aunque la abridora “Infection” es breve e introspectiva, el resto de las piezas no escatiman en poder y distorsión. El trabajo fue creado para practicar el headbanging con los ojos cerrados pero la mente abierta.

No es una revista, es un movimiento.