113962
Beach House — B-Sides and Rarities

9

Beach House
B-Sides and Rarities

Sub Pop, Bella Union / 2017

Artista(s)

Beach House

El círculo de Beach House está completo.

Una banda que crea un sonido propio mediante la ejecución en vivo es algo muy poderoso. Si encuentran una forma de crear que es honesta a quienes son como personas, a veces hay casos en los que pueden seguir repitiendo la misma dinámica y el resultado, sorpresivamente, es diferente cada vez. Eso es porque pese a estar siguiendo pasos similares, el momento particular en el que se siguen es distinto, al igual que las personas que están tocando.

Tal es el caso de Beach House, el duo americano de dream pop que ha cautivado a millares con su música melancólica, además de dejar varios corazones rotos al cancelar su participación en Ceremonia 2017. El hecho de que logren esto sin nunca tratar de ser particularmente catchy, virtuosos o llamar demasiado la atención, es bastante digno de mencionarse.

Con 6 álbumes de estudio en sólo 11 años, ahora deleitan con un disco complicación de, literal,  lados B y rarezas. Hay que recordar que usualmente los lados B eran esas otras caras de un vinilo, destinadas a las canciones con menos “atractivo comercial”.

Por eso, el concepto de Lado B es algo un poco raro para artistas como Beach House. Cuando anunciaron este lanzamiento, una persona en Twitter preguntó: “Un álbum de lados B? ¿Por qué sacaría Beach House un álbum de lados B? Sus lados A son como lados B.” La misma banda emitió un comunicado diciendo que: “Esta persona aleatoria tiene un punto”. Jamás han tratado de sacar solo las canciones que les parecían más comercialmente viables o “mejores”, sino las que funcionaban mejor como un solo trabajo cohesivo.

beach house_2017

Por ende, B-Sides and Rarities contiene todas las canciones que la banda había grabado a la fecha pero que no aparecían en algún disco. El círculo de la portada alude al hecho de tener su obra completa disponible para todos.

En definitiva, ninguna suena descartable o débil. Incluso la más añeja “Rain in Numbers”, que fue grabada con un solo micrófono apuntando a Victoria Legrand cantando en un piano desafinado presenta una versión de la banda mucho más rudimentaria, pero igual de mágica.

Quizás la única un tanto ridícula es su versión del éxito de Queen, “Play The Game”. Aún así, logran llevar un himno de estadio a su territorio minimalista y eso, visto meramente como acción, es bastante afable. Tras varias escuchas es un gusto adquirido.

Aunque el tracklist no sigue un orden cronológico, puedes escuchar claras marcas de la evolución de la banda. Esto hace del disco un deleite auditivo para cualquier ávido seguidor, o incluso una buena introducción para quien todavía está descubriendo el trabajo de Victoria Legrand y Alex Scally.

Me gustaría compartir más sobre la procedencia de cada track, pero la banda sacó un comunicado bastante específico sobre la historia y época de cada canción. Qué mejor que leerlo en sus propias palabras.

No es una revista, es un movimiento.