111854
Beach Fossils — Somersault

8

Beach Fossils
Somersault

Bayonet Records / 2017

Artista(s)

Beach Fossils

Somersault: Más que un DYI, un ‘hecho en casa’.

Las guitarras frescas son el himno de esta nueva temporada que el 2017 trae justo entre el final de la primavera y el principio del verano; donde la música intenta ser orgánica de nuevo y busca regresarle a los escuchas un poco de aquello que en su momento los hizo vibrar de emoción, y que ahora les dará un poco de nostalgia (o al menos esa es la idea).

Cuando piensas en Beach Fossils, ¿qué es lo primero que llega a tu mente? Un poco de lo-fi, sonidos atmosféricos y algo especial en los arreglos vocales de Dustin Payseur, tal vez. Pero hablemos de 2017, y de lo que esta banda neoyorquina trae en su nuevo material discográfico, Somersault.

¿Alguna vez sentiste que una canción te regresaba a casa, o que una melodía en especial traía consigo un olor, por así llamarlo, familiar? Eso es lo que te hará sentir esta tercer producción de larga duración, cortesía de Beach Fossils.

Hace 4 años, Clash the Truth explotaba con influencias de punk y de new wave, brindando un resultado más impactante que con el homónimo, al cual le faltaba tal vez una pizca de pasión. Pero Somersault se salta el charco y presenta una mezcla que va desde el pop de los años 60, con (me atrevo a decir) algo de grunge, y juguetea con cuerdas, guitarras libertinas y bajos que dan en el punto exacto.

“This Year” comienza como la típica canción que suena en tu mente al mirar por la ventana del metro, del autobús, o del coche en el que viajas. Sí, así de cliché, pero no por eso es menos buena.

"Tangerine", de la mano de Rachel Goswell, es la canción de fondo de esa tarde de café con tu pareja o tu mejor amigo, así de suave y algo predecible, seguida por "Saint Ivy" que presume de un juego de cuerdas, donde el teclado y el violín comparten protagonismo a la par de una auditivamente estética batería.

Adelantándome un poco en la lista, mientras “Rise” es un gran salto al R&B, “Be Nothing” me recuerda cuando me la pasaba cambiando de canción en mi iPod, esperando sólo los primeros 10 segundos para definir si estaba en el mood para escuchar esa pieza en particular. Bueno, todavía lo sigo haciendo, y sí, Beach Fossils logró que estos 10 o 12 primeros segundos, valgan la pena.

En general, todo este álbum recompensa los 4 años de espera. Aunque para mi gusto le falta algo de punch, no hay duda de que es el mejor disco hasta ahora de la agrupación norteamericana. Lo más destacable es que track por track, no te deja olvidar la vibra de que la banda está tocando dentro de tu habitación. Somersault es un disco muy DIY, un recordatorio de que cualquiera con pasión, ilusión y un instrumento, puede hacer música de cualquier tipo, tratando cualquier tema, sin importar de dónde vienen, ni a dónde van.

No es una revista, es un movimiento.