Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

80349
Battles - La Di Da Di

7

Battles - La Di Da Di
Battles - La Di Da Di

Warp Records / 2015

Artista(s)

Battles

Battles y el arte de las repeticiones.

“Nueva York es la capital del mundo”, “I love New York” ¿Cuántas veces hemos oído, visto en playeras o leído en algún lado estas frases? Se han repetido tanto que se han vuelto estereotípicas, han pasado a formar parte de lo mainstream y han perdido su significado. La costumbre, frecuencia o repetición (llámenle como quieran), por lo regular tiene ese efecto, harta. Sin embargo, Nueva York es casa de unos maestros en la ciencia de la repetición, un trío musical llamado Battles, que con el estreno de su tercer larga duración, nos muestra que no todo lo que se repite tiene ese efecto.

Los neoyorquinos, han entregado un material perfectamente cronometrado y han demostrado una gran sincronización entre ellos. Sus canciones están llenas de melodías complejas, repeticiones y se nota una gran planeación previa a la grabación.

A pesar de que se nota el tiempo invertido, el álbum puede llegar a ser tedioso. Mientras que la primera mitad del disco es agradable, sorprendente y fuera de lo común; la segunda mitad se llega a volver pesada y predecible debido a esa misma esencia repetitiva por la que Battles siempre ha abogado. No obstante, eso no es necesariamente malo, pues se convierte en ese clásico disco que, aunque una parte de ti ya se aburrió, no puedes dejar de oírlo por la complejidad que encierra.

En cuanto a las canciones, destacan: “The Yabba” por su complejidad y duración; “Cacio e Pepe”, una de las canciones más repetitivas y que mejor reflejan esa esencia de amor-odio que provoca su música;  “Dot Net” que por momentos suena a Daft Punk; “Summer Simmer” y “Luo Le”, que cierra el álbum con una composición sinfónica y demasiado avanzada para los oídos comunes.

La Di Da Di, en resumen, es un álbum bueno, a secas. Claramente tienen una esencia definida, la sincronización entre Ian Williams en la guitarra y teclados con el guitarrista David Konopka no podría ser mejor y la intensidad de John Stanier en la batería no podría ser mayor. Sin embargo, les falta tener la misma lucidez a la hora de componer en todas sus canciones. Con este material Battles reafirma que no temen romper con lo habitual y abusar de las repeticiones en sus canciones. Ya sólo les falta dar ese paso a la constancia en la composición, no cabe duda de que, si lo logran, pasarán a la historia como todos los artistas que, al igual que ellos, tuvieron el valor de romper con lo acostumbrado en la música.

No es una revista, es un movimiento.