131640
Ases Falsos — Mala fama

9

Ases Falsos
Mala fama

Independiente / 2018

Artista(s)

Ases Falsos

Mala fama: quédate conmigo hasta que salga el sol.

Justa mundialista. El furor por el juego del hombre –como lo bautizó Ángel Fernández– se encuentra en su punto más alto. El mes donde nos dividimos en cuatro –cuando normalmente nos dividimos en dos– y centramos nuestra vista en el balón, sin dejar de usar nuestros pies para poder conseguir el pan de cada día. Todo esto por obra de la cosa más importante dentro de las cosas menos importantes.

Apartándonos un poco del sonar de las gargantas gritando goles, las miradas nos transportan a Chile. Si bien el país andino es de los grandes ausentes en esta copa mundial, sus bandas siguen haciendo música y su escena es cada vez más grande y reconocida tanto dentro, como fuera de su espacio territorial. Y para muestra de ello la llegada de la nueva placa de Ases Falsos promete ser uno de los discos más exitosos del año.

Bajo el titulo de Mala fama, este álbum supera a su antecesor El hombre puede en definitiva complejidad y en duración, conformado por trece piezas que demuestran la madurez de la banda en toda su plenitud. Resulta muy benéfica la pulcritud lograda en el ensamble de instrumentos secundarios. Curioso encontrar herramientas de viento andinas sincronizados con bongos y requintos que harían sentir orgullosos a Los Panchos. Todo esto confabulado en una suerte de rock de provincia, transmitida por la aterciopelada voz de Cristóbal Briceño.

Para muestra de ello, “Así es como termina” es la degustación idónea para comenzar la travesía en alfombra mágica de los herederos de los Fother Muckers. La sana ironía de comenzar por el final. A través de un pasaje sonoro tan completo el mensaje es claro: guarda fuerza que esto apenas comienza.

El doble parámetro de crear un track complejo con materia prima limitada y la casi canonizada virtud del aprovechamiento de la simplicidad son unos de los puntos fuertes de Ases Falsos como banda. Canciones de corte austero que resultan igual de entretenidas que sus semejantes más experimentales. “Nace un contragolpe” nos remonta a los años de Juventud americana por su convincente sencillez, por momentos inocente por su pegajoso riff.

Los hermosos teclados de “Películas” reflejan ese factor sorpresa que los oriundos de Santiago presentan como una visceral balada que funge como la punta del iceberg en Mala fama. Es placentero poder notar entre líneas el discurso de Briceño, toques de humor, entorno político y vivencias personales son algunas de sus artimañas líricas que enriquecen por completo el álbum. El manejo de la palabra lo ejerce como pocos y eso es algo que no debe pasar desapercibido.

Después de un lapso estridente de doble función moderadora con “La casa” y “Siempre nueva” que retratan esa versatilidad característica en el sonido de la banda, no denota más que la inquietud por la experimentación y el desglose de lo cotidiano. Dejando cabida para el estilo romántico setentero de los grandes baladistas iberoamericanos, nos encontramos con “Nada me debo”, una especie de carta abierta a la justificación ingenua. Perfecta para las noches de melancolía excesiva.

A estas alturas el receptor se debe estar preguntando "¿cómo es posible encontrar este revoltijo de sonidos en un solo disco?". Vaya cierre.

El contraste que causa el antes y el después de “Mala fama” fácilmente podría crear un desconcierto que quizá se tendría que abordar como ultima opción en un diván. Este track que le da nombre al disco resulta ser el cerrojazo que todo fanático estaría esperando oír en su reproductor. Un reflejo tangible del gran momento que vive la banda andina, lleno de sorpresas y cambios rítmicos radicales. Los caminos que explora el cierre de esta aventura son la añoranza de un vampiro moderno para retener a su musa hasta el amanecer, y la apología del comportamiento impulsivo. La nueva joya de la corona chilena.

El balón descansa en Chile, los hinchas esperan el inicio de un nuevo proceso, pero la música arropa sus almas, a la espera de que vuelvan a las canchas y llenen de color los estadios. En tiempos de fútbol el bálsamo universal que nutre los oídos se mantiene omnipresente y nos ha regalado un disco de fina estampa, lleno de sorpresas, letras excepcionales y ritmos de primer nivel. Sin embargo, hay una incógnita en la carátula del álbum que todo el tiempo estuvo frente a nuestros ojos: ¿Qué será aquello que el perro ve desde la ventana del colectivo? ¿Un horizonte que va dejando atrás ayudado por la analogía del progreso? ¿O acaso está despidiéndose a lo lejos del “Monasterio Gnóstico El Hombre Puede” para decirle decirle hola a la Mala fama que trae consigo su amanecer? La clave está en quedarse y escuchar.

No es una revista, es un movimiento.