Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

139948
Adiós Pete Shelley, duro golpe para el punk

Adiós Pete Shelley, duro golpe para el punk

Sergio
Ang

06/Dic/2018

Foto por Kevin Cummins

Se confirma el fallecimiento de Pete Shelley, vocalista de Buzzcocks.

El líder de la agrupación británica, uno de los pilares del movimiento punk en el Reino Unido, nos ha dejado el día de hoy a la edad de 63 años tras un ataque al corazón fulminante. La noticia ha tomado por sorpresa a muchos ya que a principios de este año dio varias presentaciones con la banda, en una gira que incluso lo llevó a visitar nuestro país bajo el marco del Festival Marvin.

La importancia de Pete Shelley y de Buzzcocks es difícil de explicar. La banda es el indiscutible tercer grande del punk, un eslabón perdido entre el sonido agresivo de los Sex Pistols y el atractivo carisma de The Clash, y eso se lo debemos en gran parte a las vocales descompuestas de Shelley.

El grupo se abrió paso con una perfecta combinación de punk y letras pop, con temas que hablaban de amor, corazones rotos y golpes de nostalgia. A su modo, los Ramones estaban haciendo algo parecido, pero los británicos lo llevaron a un nuevo nivel con Shelley mostrando verdadera desesperación y suplicio en canciones como “What do I Get?” y “Ever Fallen in Love?”.

La clave en el trabajo de Pete Shelley y Buzzcocks fueron sus influencias. A pesar de que él nació, como muchos de sus colegas, en una familia obrera, nunca fue alguien que buscara ser una voz política y se inclinó más por trabajar canciones con una naturaleza cerca a la de The Kinks, The Who y Small Faces, pero adaptándolas bajo es espíritu transgresor que vivían.

Su muerte no solo anuncia la disolución de una banda legendaria, también marca el inicio del fin de la vieja guardia del punk. El tiempo no se detiene y los sobrevivientes de la primera ola del punk, genios y pioneros de su momento, se van despidiendo.

No es una revista, es un movimiento.