Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

99456
Entrevista con Pixies

Entrevista con Pixies

12/Oct/2016

Head Carrier, Pixies y el renacer de su icónico sonido.

A un par de años del transicional Indie Cindy y una vez superada la partida de Kim Deal, Pixies, una de las bandas más icónicas de los últimos tiempos regresa con Head Carriersu sexto álbum de estudio. En medio de una distorsionada y emocionante conversación telefónica, su guitarrista Joey Santiago, alejado de toda pretensión nos habló relajado sobre este nuevo capítulo sonoro y otras curiosidades.

Más allá de la música, cada álbum que nace contiene en su ADN parte de la historia personal de sus creadores, así pues, iniciamos nuestra entrevista hablando del significado que encierra este nuevo material en la vida de la banda originaria de Boston, para Joe.

“Por un lado Head Carrier significa el hecho de que en este punto Pixies realmente deseaba hacer un disco nuevo. Por el otro, en este álbum volvimos a retomar nuestras raíces, experimentando con nuestro sonido y reconociendo quienes somos a más de 20 años de historia”.

Y aunque no pareciera, esas dos décadas guardan en su haber un sinnúmero de situaciones  significativas que a la distancia han transformado el camino de la banda. Sin embargo, para todos aquellos que crecimos entre su extraña manera de mezclar lo dulce y lo siniestro, escuchar el nuevo álbum es una experiencia que resulta tan natural que da la impresión de que  Pixies nunca se hubiera fracturado. A propósito nuestro interlocutor comenta en tono contundente: “Estamos de vuelta de una manera sólida en esencia, con un sonido duro y ardiente. Hasta cierto punto podríamos verlo como una suerte de renacimiento, un redescubrimiento de nosotros mismos. ¿Sabes? Alguna que otra banda que he escuchado allá afuera, es o ha sido influenciada por nosotros, así que de cierta  forma tenemos el derecho de ser influenciados por nuestro propio trabajo”.

Para producir y registrar esta nueva aventura, Pixies decidió apartarse de la dupla  infalible que durante varios discos formó junto a Gil Norton, buscando refrescar su sonido con la característica crudeza del productor inglés Tom Dalgety. Santiago nos habla de la experiencia: “En un primer momento decidimos trabajar con Tom por su pedigrí, él grabó a todas esas bandas duras (Killing Joke, Siouxie, Royal Bloodentre otros). Originalmente fue una sugerencia hecha por la disquera, sin embargo desde el momento en que nos sentamos a cenar con él y charlamos, supimos que era el indicado. De entrada, cuando se trata de elegir a alguien con quien trabajar lo más importante es la personalidad, la sustancia viene un tanto después”.

PIXIES+-+HEAD+CARRIER

Pero, ¿cómo fue regresar al estudio después de la experiencia de grabar Indie Cindy? La voz del otro lado de la línea responde emocionada: “Estábamos listos y muy entusiasmados, pero sobre todo fuera de nuestra zona de confort. Realmente queríamos acercarnos a una nueva audiencia y esta nueva audiencia estaba representada por nuestro nuevo productor. Nos sentíamos libres y frescos con la presencia de Tom y Paz (Lenchantin), así es que trabajamos duro en la preproducción del disco. No podíamos esperar y al entrar al estudio estábamos bien preparados musical y emocionalmente. Cuando escuchas ciertos discos, en ocasiones la sensación es que no están siendo sinceros o que el contenido es insípido,  sobre todo si se trata de bandas que tienen cierta trayectoria como nosotros; pero en el caso de Head Carrier, creo que logramos lo que queríamos hacer de una manera honesta, sin pensar en complacer a la audiencia per se”.

Entrar al estudio siempre es un evento que transforma, y esta vez para Pixies además de la experiencia ganada a través de los años, un elemento refrescaba el proceso: la entrada de Paz Lenchantin como bajista oficial de la banda. Al hablar del tema la voz del guitarrista se ilumina. “Paz mantuvo un aire fresco y positivo durante todo el proceso de grabación y no sé, tienes que verla en el estudio ¡es como una máquina que acierta todo el tiempo! Sus ideas musicales son excelentes y su  personalidad es… ¡ella es definitivamente una de nosotros!, debimos contratarla desde el principio”.

Con curiosidad preguntamos: ¿Qué significa ser un “pixie”?, Joey contesta con aire un tanto ocurrente: “¡Oh!…. Ser raro, incómodo… ¡y divertido!, aunque también reservado. Colectivamente somos una banda feliz y bipolar (risas)”.

Desde el inicio, para Pixies pareció importante integrar el discurso femenino a su sonido y a pesar de que ahora dicha elección parece no tener mucho de provocativo, en su momento la figura mágica de Kim Deal  y su bajo inspiró a muchas chicas a formar parte de un movimiento que con pocas excepciones era representado por hombres. Al respecto Santiago afirma: “Bueno, no fue algo pensado a propósito en un inicio, ahora lo es… Simplemente necesitábamos esa cualidad femenina que contrastara con la rudeza de un sonido  particularmente de machos… Necesitamos el ying y el yang, de lo contrario solo seriamos una banda iracunda… ¿sabes?, algunas personas dicen cosas como ‘todos somos iguales’, o ‘nosotros podríamos hacer ese tipo de música también’ … ¡Pero no! hay una sensibilidad musical distinta debido al género y eso se percibe como algo obvio y natural. Podemos pensar de manera diferente, no es un secreto y eso es algo  importante de resaltar”.

Para Paz, ocupar el gran espacio vacío que Kim dejó a su paso fue algo con mucho significado ya que de cierta manera, ella  también fue una de esas tantas chicas influenciadas por su presencia. En Head Carrier tanto Paz como Black decidieron hacer un pequeño homenaje a su antigua integrante, el tema se llama “All I think About Now”. Joey nos habla al respecto: “Estábamos eligiendo una canción donde Paz tuviera la voz principal… Un día ella apareció con la  música y Charles dijo ‘tienes que cantar esta canción’, y Paz dijo ‘Si, pero tiene que tratarse de Kim,’ y Charles dijo ‘necesito más’… y ella dijo ‘¿qué tal si escribes una carta a Kim?’ y así fue como surgió”.

Más allá de la lírica, en este tema es imposible ignorar una evidente similitud musical  con “Where is My Mind”, existe algo en la voz de Paz y el riff inicial de guitarra que parece ser demasiado obvio, ante la observación la voz del otro lado de la línea  responde con complicidad:“¡Si, incluso los whooo hooo!”. Enseguida preguntamos si esta coincidencia fue parte consciente del homenaje.  Al responder Joey parece descifrarlo para sí mismo en voz alta: “Quizás lo fue…. O tal vez fue uno de esos accidentes fortuitos... Al final de la grabación pensamos, ‘¡Oh suena como Where Is My Mind!’… además la letra habla sobre Kim… fue algo meramente accidental, aunque de cierta manera perfecto”.

pixies

En Head Carrier no hay cambios drásticos, Pixies sigue siendo Pixies; sin embargo, pequeños grandes detalles demuestran la madurez que entrega el paso de los años, entre ellos los más exquisitos vienen del inconfundible lenguaje que habla la guitarra de Santiago. Al indagar sobre el origen de sus atípicas elecciones el guitarrista nos comparte: “No sé donde provienen, pero todas ellas buscan ser originales. Tengo buenos cimientos musicales y me gusta escuchar todo tipo de música, desde Mozart hasta canciones bobas de pop o Led Zeppelin, especialmente escucho guitarristas. ¿Sabes?, al grabar Head Carrier todo fue muy natural, tan natural que hasta cierto punto el proceso se tornó incómodo porque estoy tratando de evolucionar y ser alguien distinto, pero no puedo evitarlo… a) porque amo mi sonido, y b) porque se amolda perfectamente a las canciones; al final esos dos  elementos son todo lo que se necesita”.

La música no solo se nutre de la música, por lo que quisimos saber que otras cosas completan la personalidad artística de nuestro peculiar entrevistado. “Bueno… la comedia y también me gusta inmiscuirme en conversaciones ajenas en cafés ¡puedes escuchar historias muy extrañas! (risas). Ese par de elementos probablemente me nutren de cierta forma. En la banda soy un chico desordenado, ¿sabes?, si vienes a mi estudio todo está fuera de orden pero yo sé donde encontrar cada cosa, si lo limpiara ¡no podría encontrar una mierda!.. Al entrar quizá puedas ver un montón de hojas de papel arrugadas tiradas en un rincón, eso significa que probablemente un día me enojé y deseché muchas de mis ideas, pero las buenas se quedaron en el escritorio todas arrugadas y así las conservo, ¿sabes? Un espacio completamente ordenado podría ser el espacio de cualquier persona,  pero ciertamente un lugar desordenado refleja tu propia identidad” .

A pesar de que “el hubiera no existe”,  y para finalizar nuestro encuentro a distancia, no quisimos dejar de lado  la pregunta obligada, ¿Qué habría ocurrido si Pixies no se hubiera separado en 1993? Tras un suspiro profundo Joey responde: “Nada realmente. Probablemente hubiéramos grabado el peor disco de la historia al no ser honestos con nosotros mismos. Nunca hubiese sido posible pensar en un ¡Hey seamos felices! porque todo ese tiempo antes de separarnos no lo éramos… ya no le dábamos valor a nada y estábamos cansados de nosotros mismos; éramos jóvenes y unos imbéciles que ya no disfrutaban más el proceso. Es por eso que decidimos que era tiempo de dejarlo, ¿para qué aferrarse?...Nos detuvimos en una nota alta ”.

Los tiempos turbulentos han pasado y Head Carrier demuestra que Pixies se encuentra en un momento de frescura y renovada energía creativa, una etapa donde disfrutan de ser ellos mismos. Da la impresión de que en cierta forma este ultimo periodo ha resultado sanador en varios sentidos. Ante esta observación la charla encuentra su desenlace  ante la siguiente respuesta: “Sí, de cierta manera. Por ejemplo, una de las cosas que amamos más sobre la música es crear, y al crear los silencios son importantes,  tiene que haber un descanso en el sonido para que las notas tengan más significado. En nuestro caso, se podría decir que tuvimos un descanso de más de 20 años… Aún así todo este tiempo nos mantuvimos presentes. Fue el ‘silencio musical’ mas largo de la historia”.

Hay más preguntas sobre la mesa, pero después de más de media hora de charla la llamada termina y no hay más que despedirnos emocionadamente agradecidos  –otras entrevistas esperan llenar la agenda de Santiago–. Si algo nos queda claro es que Pixies ha vuelto, no tienen que darle la vuelta a lo que han hecho, basta saber que han retomado su historia.

Visita el Facebook de Pixies para seguir todas sus noticias.

No es una revista, es un movimiento.