135654
Entrevista con Peter Hook

Entrevista con Peter Hook

El padrino del post punk y el dance recuerda algunas partes de su larga e influyente aventura musical.

En el olimpo de los grupos indie más influyentes se encuentra uno que parece que sobresale entre los demás, uno cuyo mito y legado han atraído como abejas hacia la miel a los chicos alternativos en busca del elusivo “cool”. Hace 10 años, la película de Anton Corbijn, Control, desmitificó un poco a la banda manchesteriana Joy Division, pero a cambio, afianzó más a la cruz al gran mártir del (indie) rock, Ian Curtis, como uno de los artistas sufridos que dejaron este mundo a una edad muy temprana… demasiado joven, incluso para el Club de los 27.

De ahí que se siente un poco fuera de lugar que Peter Hook hable tan casualmente de Curtis. “Ah sí, Ian era un buen chico, era nuestro porrista más grande ¿sabes?”, se refirió a la dinámica de Joy Division en aquel entonces, de paso humanizando a Curtis como alguien que no te imaginas como “buena onda”, mucho menos de porrista de lo que sea.

Pero es característico de Hook ser sumamente abierto y humilde en entrevistas; despreocupado y carismático, es el entrevistado ideal, le puedes preguntar que desayunó esa mañana y si no lo interrumpes, se sigue de largo hasta el final de la entrevista. Hay en sus historias un hondo rencor hacia Bernard Sumner y un afecto especial por Joy Division.

“Sabes, hicieron una investigación sobre búsquedas en internet y encontraron que el mayor número de búsquedas para Joy Division venían de la Ciudad de México, así que sí, hay un gran interés en México por Joy Division, creo que es porque nunca lo logramos como Joy Division, ni siquiera como New Order, el verdadero New Order, no el “new New Order”, y ahora ellos ya van nuevamente para allá también, me siguen, parece que me siguen mucho últimamente. Si alguna vez los entrevistas, quizás les puedes preguntar de mi parte, ¿por qué me siguen por todo el mundo?”, y soltó una carcajada Hook al terminar esta sugerencia.

Aunque Hook, Sumner y el baterista Stephen Morris, encontraron más éxito comercial con New Order después de la muerte de Curtis en 1980; Hook recuerda los años con el grupo electrónico como envuelto en un ambiente acrimonioso, a pesar de que sigue enamorado con la música de aquella que fue su segunda banda. Una relación tumultuosa que llegó a su ruptura definitiva en el 2007.

“Tengo que admitir que cuando trabajé con Bernard, nunca lo encontré muy motivante. Parte del problema en nuestra relación es que yo quería trabajar y trabajar, en donde fuera, y él era de la opinión opuesta, que es ahora como el “new New Order” ha estado actuado, ¿no? No han hecho giras extensivas, ¿sabes?, siguen actuando de la misma manera que me frustraba demasiado. Teníamos música tan hermosa que no podíamos tocar, “True Faith”, “Temptation”, y todo eso yo lo encontraba muy confuso, mi opinión al respecto no ha cambiado”, dijo Hook.

  • No puedo pasar la oportunidad para preguntarte: ¿“True Faith” es sobre la sobriedad, cierto?

“No lo es, de hecho es gracioso porque George Michael pensó lo mismo, que es sobre la sobriedad… pues bueno, es sobre lo opuesto, sobre el exceso, porque fue escrita básicamente cuando estaba empezando el acid house, y estábamos, por decir, en muchos excesos, así que era más una glorificación, pero cuando George Michael necesitó interpretarla, hizo un cover presentándola como una canción que promueve la sobriedad, desgraciadamente no le ayudó demasiado, muy triste, muy buen tipo, de hecho”, respondió.

A diferencia de la opinión que le merecen sus ex compañeros en New Order, Hook se desvive en elogios al recordar a Curtis.

Ian quería que la banda fuera la más grande del mundo, porque el sentía que éramos el mejor grupo del mundo, literalmente era nuestro fan más acérrimo (risas), tu fan más grande, y tengo que admitir que cuando yo estaba en Joy Division, siempre que la cosa se ponía difícil o andábamos batallando, siempre era Ian el que te levantaba del collar de tu camisa y te arrastraba, para que no te desilusionaras. Y ese fue el problema cuando murió, había desaparecido nuestro fan más grande, al mismo tiempo que tu cantante, y tu amigo”, recordó Hook.

Peter Hook ha sido una grande influencia no solo con sus bandas, pero su estilo de tocar el bajo como guitarra, de rasguearla y hacer solos melódicos, lo ha colocado como uno de los grandes bajistas del rock. Estará con su banda Peter Hook and The Light dentro de unos días en México, y aunque seguimos esperando nuevo material discográfico suyo, simplemente tenerlo en uno de nuestros escenarios (el Pabellón Cuervo, en este caso) es suficiente para recordar clásicos que siguen vigentes en el corazón de viejas y nuevas generaciones.

“Es un público fantástico (el de México), recuerdo la primera vez que toqué en México, fue con The Light en Tijuana, y fue increíble, pensé que el público iba a estar compuesto de gente vieja, pero de hecho eran muy jóvenes, de 16 para adelante, fue un shock en mi vida, fue un cumplido fantástico para todos los miembros de Joy Division, que hubiera tanto interés por nosotros. Se que el objetivo de Ian en su vida era llevar a Joy Division a todo el mundo, y ahora cargo con esa tradición en su nombre”, concluyó.

No es una revista, es un movimiento.