114770
Entrevista con OMD

Entrevista con OMD

24/Jul/2017

OMD no son tus típicos One Hit Wonders.

A pesar de que Andy McCluskey, líder de Orchestral Manoeuvres in the Dark, afirma lo contrario, la carrera de su banda lo absuelve.

Dentro de la industria musical el potencial del mercado estadounidense es innegable y penetrarlo es el objetivo quijotesco para muchas bandas. Pero al mismo tiempo, ¿no asusta pegar con un hit como “If You Leave” en un mercado tan voluble? dónde es tan difícil afianzarse y mantenerse relevante. Se puede pensar en que injustamente nos acaben metiendo en el cajón de los one hit wonders.

“Pues eso nos sucedió”, dijo McCluskey. "¡Claro que no!", le respondí. No puede ser que, lo mismo que le has negado a otras personas, ahora te lo afirme el propio frontman de la banda.

“O sea el problema que tuvimos con América fue que -y a veces seguimos bromeando sobre esto- tratamos tan duro por cinco años de poder romper el mercado de América, y nos terminó rompiendo a nosotros, sabes, estábamos tan cansados y habíamos perdido mucho dinero haciendo tours por América que para el final de los 80, el grupo se separó. Y no es la única buena canción que escribimos, pero así fue, y si eso abrió la puerta para que la gente escuchara nuestras otras cosas, pues bien”, mencionó.

EL PROVERBIAL “HIT”

“If You Leave” fue el éxito internacional que musicalizó un pedazo del mundo cinematográfico de John Hughes en Pretty In Pink, otro filme escenificado en los suburbios de Chicago que desentrañaba los problemas existenciales de Molly Ringwald y otros adolescentes a mediados de los 80. El grupo aumentó su popularidad con Crush (1985), un álbum repleto de canciones bien producidas que incluso suenan en el radio constantemente hasta hoy en día, como “Secret”, “So In Love” y “Hold You”.

Después del álbum orwelliano Dazzle Ships (1983), quizás el trabajo más denso del grupo, eran considerados el estandarte del new wave, lo que Joy Division era para el post punk.

“Creo que en algunos lugares del mundo tuvimos hits al principio, como en Europa, y otros lugares como México se tardaron un poco más en aceptarnos, nosotros vemos las cosas que hicimos a mitad de los 80 con interés, o sea estamos orgullosos como artesanos musicales. Creo que algunas de esas canciones no fueron -para nuestros propios estándares-, tan radicales o interesantes. Estábamos tan ocupados que, sin quererlo, nos convertimos en un grupo pop dentro de la industria musical”, comentó McCluskey.

El co-fundador de OMD, Paul Humphreys, dejó la banda en 1989. McCluskey le puso fin al grupo en 1996. “Nosotros estábamos tratando de hacer algo nuevo por eso escogimos la electrónica, pero después, todo mundo decide que las guitarras están de vuelta y los sintetizadores son -de alguna manera- anticuados . Y luego te dan Oasis ¡qué horror!”, comentó McCluskey sobre la caída de OMD.

UN NUEVO COMIENZO

OMD regresó hace 10 años y en septiembre de este año estrena The Punishment of Luxury, el tercer álbum desde el reencuentro, y el primer sencillo “Isotype” ya está en las plataformas de streaming; aparte, se encuentra en YouTube un pequeño video para “La Mitrailleuse”, un paréntesis experimental dentro del próximo álbum. Pero que mejor que Andy te presente el nuevo disco en persona, OMD regresa a México, estarán en Tijuana el 30 de julio y en el Pepsi Center el 2 de agosto.

“México ha sido algo diferente porque en realidad, por alguna estúpida y loca razón nunca fuimos cuando éramos estúpidamente populares ahí, no teníamos ni idea de lo populares que éramos, casi me da pena. Y es interesante cómo los jóvenes están aprendiendo nuestra música, ahora tienen una interface diferente con la música. Cuando yo era chico la moda seguía una línea, yo decía ‘no voy a escuchar lo que mis padres escuchaban, ni siquiera lo que estaba en los charts 5 años atrás', pero ahora todo está de moda y todo está pasado de moda a la misma vez”, concluyó.

Andy McCluskey, y el resto de la banda, sigue con la energía para seguir presentando nuevo material a las generaciones más recientes, y de visitar nuestro país cada que vez que tiene la oportunidad. A estas alturas suena trillado recordar que Orchestral Manoeuvres in the Dark no es simplemente una de las mejores bandas del new wave o de los 80, sino una de las mejores bandas de todos los tiempos. Y eso no se hace con una sola canción.

 

No es una revista, es un movimiento.