161911
Entrevista con La Bruja de Texcoco 

Entrevista con La Bruja de Texcoco 

La Bruja de Texcoco: De música mexicana, transfeminidades y Vive Latino.

La Bruja de Texcoco se ha convertido en relativamente poco tiempo en un personaje necesario en el mapa de la música en nuestro país y el mundo, representa muchas cosas, la ciudad, la diversidad, lo místico y nuestras raíces. Su música está ligada con las comunidades mexicanas, con el huapango, los sones, el arpa, el violín y además, performance. La cantante ha podido hechizar escenarios diversos, entre ellos una gira de un mes por Europa, Posadelic o el de Onda Mundial y próximamente Vive Latino

Su discurso ahora es de transición, de aceptación y de amor a la gente y a la música, o como ella dice “mi proyecto también es muy político, de resistencia”. 

“Utilizo muchos elementos de la tradición mexicana y de las transfeminidades como las muxes de Juchitán de Zaragoza; las maringuías del estado de Michoacán, las chuntaes de Chiapas de Corzo, además me gusta mucho la cuidad, trabajo en Xochimilco, en la reserva ecológica, uso el metro, somos una gran metrópoli, entonces me gusta aprovechar todos estos elementos para crear un lazo de identidad”, explicó.

Llegar a ser La Bruja no ha sido fácil, decidirse por la música mexicana y desde lo trans es una apuesta muy alta, aunque tampoco estaba a discusión. 

“Estudié música a la par de mis actividades de la primaria y al mismo tiempo de tener acceso a ella, me enseñaron que el arte era un privilegio donde yo no tenía cabida, no podía vivir de eso, me enseñaron música, pero también a pensar así”.

A los 20 años La Bruja de Texcoco decidió abandonar la universidad y entregarle la vida a la música mexicana, estudiar, viajar, conocer gente que vive el folclor, para después dedicarse a dar clases y a botear en el metro, actividades que fueron la antesala de este proyecto que ahora rige su vida. 

Sobre su participación en Vive Latino la artista entró en un debate sobre si ella debía adaptarse al festival o el festival a ella, siendo esta última opción la que eligió, “La Bruja se apropia en el escenario del ambiente sonoro que ella misma genera, soy mucho performance, tengo que llevar lo mío y no adaptarme”. Sobre si está lista, disparó “siempre está lista La Bruja”. 

Al tocar el tema de cómo han ido pasando las cosas y el aprendizaje que tuvo de eso reflexionó. “El año pasado fue muy fuerte, después del disco salí del closet como a madrazos, sin querer ya estaba expuesta con la gente, ahorita todos tienen acceso a la información y te digo todos como el güey que iba conmigo en la secundaria, todo el mundo lo sabe. México es un país muy violento hacia las feminidades entonces exponerme así implica muchas cosas, además pasó la gira por Europa donde todos los lugares estaban a reventar, estuve en un festival en Holanda (Le Guess Who?), donde es un edificio pero lleno de puros escenarios, el primer mundo, al otro día que yo toqué, tocó Björk, ¡imagínate!”. 

Me di cuenta que existen otras posibilidades y puedo generar más cosas, ya estoy aquí no hay paso atrás”, finalizó.   

De brujas, peteneras y chachalacas es el primer disco de esta artista y “Té de Malvón” su último sencillo, video donde conviven gays, trans y queers entre mezcal y fiesta, un agasajo. No dejes de descubrir este hermoso ritual sonoro en sus próximas presentaciones en vivo.

No es una revista, es un movimiento.