171107
Entrevista con Jessy Lanza

Entrevista con Jessy Lanza

13/Ago/2020

La transformación de un hongo.

Tres años atrás Jessy Lanza, la protagonista de nuestra historia, vivía en Hamilton, la ciudad de Ontario, Canadá. En su sótano tenía un hongo, cuando ella se dio cuenta de la existencia de su inquilino le dio mucha ansiedad. Era enorme. Estaba a punto de salir de gira con su segundo álbum, Oh No. En invierno de ese año se mudó a Nueva York para experimentar un cambio. “Aparte de vivir fuera de Hamilton durante los años en que estudié en la universidad nunca había vivido en otro lugar, pensé que sería una buena experiencia vivir en una ciudad de un país diferente”, relata Jessy a Indie Rocks!

Años después, en marzo de 2020, Jessy Lanza viajaba de Nueva York a San Francisco, se había quedado sin hogar porque se venció el contrato de su departamento y en medio del punto más crítico de la pandemia era imposible conseguir otro; el tour por Europa no había alcanzado a concretar todas las fechas y había obligado a cancelar la gira por Estados Unidos al lado de Yaeji. Se dirigía a San Francisco en una van para encontrarse con su familia y pasar con ellos la cuarentena. Tal parece que aquel hongo que estaba en su baño y que había puesto de manifiesto algunas situaciones complicadas de su vida, se transformó en algo peor... un virus. 

El estreno de All The Time, su nuevo álbum, iba a ser en junio, lo retrasaron mes y medio. “Me alegra que lo hayamos hecho, siento que es el tiempo adecuado para publicarlo. Comenzamos a trabajar a principios de 2017, el primer tema lo terminamos cuando recién me establecí en Nueva York, es el último del álbum”. Cuando ella habla en plural es porque pese a que dieron por finalizada su relación personal, siguió trabajando con Jeremy Greenspan de Junior Boys. La producción y escritura del álbum estuvo en manos de ambos. “Nos mandábamos los archivos por mail, cuando me llegaban descubrí que las canciones tenían una nueva vida con capas de sintetizadores y patrones modulares. Jeremy puso mucho cuidado en la mezcla”.

Un acercamiento visual para adentrarnos a cómo pudo ser esa colaboración a distancia está en el video del tema que abre el álbum. En “Anyone Around” muchos amigos y colaboradores de Jessy se unen a distancia para interpretar el tema, algunos de ellos viejos conocidos como David Psutka (Egyptrixx, ACT!), Ryan Smith (Caribou) y Gus Muller (Boy Harsher). Un homenaje, dice la canadiense, a los tutoriales de YouTube en los que ha aprendido algunos trucos. Ese tipo de experiencias a distancia resultan en sonidos yuxtapuestos, tronidos, eructos y rasgaduras que le dan forma a las canciones. 

All The Time deja en claro que Lanza sigue siendo uno de los talentos que más brilla en la disquera Hyperdub. 10 temas que en resumen son un trabajo sólido y firme en el que las baladas electrónicas de R&B contemporáneo se diluyen en el mejor pop experimental. Es, sin duda, un álbum contundente, se siente acertado, bien elaborado, como un cóctel perfecto entre la técnica y las emociones. La voz de Lanza es editada en algunas de las canciones brindándoles mucha fuerza. “Las canciones en este álbum son muy sentimentales, estaba luchando con muchas emociones y temas personales que están enraizados en mi pasado, en Hamilton y en mi subconsciente. Cuando estaba trabajando en este álbum me enfrenté a temas que habían sido parte de mi vida por un largo tiempo, pero solo ahora soy capaz de hablar de ello”. 

“Alexander” originalmente iba a ser un cover de “A Broken Heart Can Mend” de Alexander O’Neal y terminó siendo una canción original a la que Jessy Lanza le dejó el título como mero homenaje. Primero hongo, luego virus. “Mi versión no estaba funcionando, cambie el tono, ajusté la batería y escribí un tema original”. La idea se transformó. Un día ella estaba tomando tramadol para poder dormir y relajarse, una práctica que por cierto ya dejó completamente, y en un parpadeo estaba conduciendo hacia una cuarentena familiar en San Francisco. Quién sabe en dónde estará Jessy Lanza la próxima vez que contemos su historia. “Es un período realmente difícil, es muy espantoso no saber cuando volveremos a la normalidad”.

No es una revista, es un movimiento.