Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

148725
Entrevista con Emmanuel Horvilleur

Entrevista con Emmanuel Horvilleur

Xavier, el reencuentro con sí mismo: Emmanuel Horvilleur.

1000 días, son casi tres años de búsqueda y transformación, 1000 días bien podrían marcar hitos importantes en la vida de cualquiera, reconciliarlo con su pasado, acercarlo a su verdadero presente.

Llegamos pronto, y en el fondo del pasillo, se ve la figura delgada de Emmanuel, pasando las manos de dedos largos entre su pelo platinado. Lo lleva corto, y en el gesto que dibuja su rostro moreno claro, puede verse, cada vez con mayor claridad, que el tiempo ha pasado y que los casi 30 años que lleva sobre los escenarios le han marcado con experiencia y quizá, por qué no, un poco de fatiga.

Son casi las 11:00 H de una mañana calurosa, y en plena contingencia ambiental los ojos nos arden de tan espeso que se encuentra el aire. Unos minutos después nos encontramos frente a frente con Emmanuel Javier Horvilleur para hablar de Xavier, el nuevo material de quien fuera –en intermitencia– el ying o el yang de la dupla perfecta llamada Illya Kuryaki & The Valderramas, una de las agrupaciones argentinas más importantes de los años 90.

“Creo que empecé a pensar este disco, o este puñado de canciones hace algo así como 1000 días –“1000 días” es unas canciones que lo componen, y habla un poco de cómo se fueron dando algunos hechos de mi vida, 1000 días para atrás–. Estábamos en plena gira de Illya Kuryaki & The Valderramas y pasaron cosas, como ir a tocar a Europa”.

Emmanuel hace una pausa y su mirada se pierde en algún punto de la habitación para continuar en tono introspectivo. “Tengo parte de mi familia, más precisamente mi padre, a quién vi pocas veces en mi vida, que viven allá… En algún punto siempre me vi un poco negado a esa parte de mi herencia ¿no?, ya que yo era muy chico cuando mi mamá se separó de mi papá, pero había... hay en mí una influencia de ello, de Europa, del arte, de cierta cosa  musical, de cierta manera de ver las cosas, y de pronto, nada, empecé a entenderlo ¿no?… Xavier surgió un poco de eso.

El titulo del disco surgió un poco cuando me fui a hacer el pasaporte y me dijeron '¿Cómo querés que te pongamos el nombre, en francés o en español?' Y yo dije, ponémelo en francés. Y de ahí, cambiaron la jota por la equis. El porqué de las canciones, es tal vez un poco una respuesta a volver a mi plan solista, a volver a mirarme al espejo”.

Esta mirada, que reconoce un lado olvidado en su historia se percibe a través de 11 tracks que sin alejarse del sonido que caracteriza a sus discos pasados transitan por el funk, el rock, algunos tintes de rap y muchos elementos bailables.

Son canciones que vuelven a ese costado mío que es diferente de Illya Kuryaki & The Valderramas, y que tal vez es un poco más sensible, más existencial. Y a la vez pop … me gusta esa cosa de que la música también brille, ¿no? de que tenga luz. Este disco tiene también cosas clásicas y cosas vintage; es una mezcla de todo, un poco como soy yo. Me gusta la mezcla que terminó siendo, creo que es algo que habla de mí”.

Tras escuchar el disco, nos preguntamos si hay en su interior algún hilo conductor que estructure su historia. Horvilleur se toca la barbilla mientras musita un 'mmm' corto, pero profundo. “Bueno, no sabría decirte muy bien cuál es la característica principal. Supongo que a esta altura ya debo tener como cierto sello, cierto color, cierta –digamos– ironía. Hay algo de eso en la manera en la que escribo, me río un poco de mí mismo a la vez… Cuando uno tiene ya tantos años en la música, una de las cosas que más buscás es sorprenderte a vos mismo, ¿entendés?

Y un poco fue eso la búsqueda mía, sorprenderme a mí mismo mezclándome con otros músicos, en pos de la composición. Entonces digamos, fui llegando a las canciones, fui terminándolas como si fueran lo que son, pequeñas obras en sí mismas; cada una tiene su propio mundo, y a la vez yo sé que cuando las escuchemos todas juntas van a tener algo que es lindo, ese hilo conductor soy yo, es mi voz. Es eso”.

Xavier fue producido junto a un viejo compañero de andanzas Rafa Arcaute y su temática va del amor al desamor, pasando por una ligera una critica al correr de nuestros días y su desapego emocional; pero sobre todo, manteniendo como eje central y recurrente a la figura femenina y su sensualidad. En tiempos de tanta violenta turbulencia se nos hizo prudente preguntar cómo percibía la situación de esa musa inspiradora.

“Siempre han sido tiempos complejos para las mujeres. Quizá ahora sean más visibles y quizás haya mujeres que estén pudiendo alzar la voz y eso está buenísimo”. Para un momento, y tras pensarlo un poco continúa. “Es loco porque hay muchas mujeres que ya rehusan del mote de musa. Es algo para mí extraño porque alguna vez un chica que hacía música hace muchos años, me dijo. 'Me inspiraste una canción', y para mí fue lo mejor que me pudieron haber dicho… Pero entiendo también el punto, a veces también la mujer deja el lugar de musa para ser protagonista activa, una artista, una compositora de canciones, una performer en un escenario.

Yo creo que desde los tiempos de Illya Kuryaki & The Valderramas –inclusive también en canciones mías– ha habido muchas referencias a la mujer muchas a veces tal vez en una forma demasiado directa cuasi porno, y otras veces erótica, en una cuestión más de sensualidad.

No sé, yo creo ser un tipo que ha respetado siempre a las mujeres que tuvo al lado y eso me deja tranquilo. Y a la hora de escribir creo que bueno, son licencias artísticas muchas veces, ¿no?... Es parte también del estilo de música que hemos hecho nosotros; el funk tiene esa cosa sexual; y el sexo obviamente siempre lo he percibido como algo de a dos, siempre conciliando, nunca desde un lugar de abuso de poder... Creo que eso me ha permitido seguir escribiendo sobre la mujer y sobre el sexo que son cosas que me inspiran, teniendo en cuenta todo lo demás también”.

El tiempo corre y bajo presión buscamos cómo ha percibido el acelerado cambio de la industria desde aquellos años en los que inició su carrera hasta la fecha. El primer disco que saqué fue en vinilo, y cassette, bueno en CD también pero digo, era otra época y realmente ha cambiado mucho todo y cada vez se aceleran más los cambios…. Me acuerdo del grunge y esas cosas medio rockeras y había como casi un... No odio, pero lo mainstream, lo comercial era como mal visto .Y ahora ya eso no importa, ya puede haber artistas que son cuasi inventados y la gente los recibe bien porque, no sé, creo que se perdieron ciertos principios.

…Esas cosas son raras para mí. Pero bueno, por otro lado, también hay una de bandas y cosas increíbles, como unos performers que salen en vivo y que te aplanan. Que son mejores que nunca”.

Antes de abandonar la habitación y a consejo de un buen amigo, lanzamos la ultima pregunta, no sin antes advertir que el fútbol no es para nada nuestro fuerte: ¿Vélez desde niño?.

La cara de Emmanuel despabilia y los ojos le brillan sonrientes. “Sí. Sí, Vélez desde niño y ayer estuve sufriendo acá me permitieron ver el partido contra Boca que es un, una copa que se esta jugando en Argentina y perdimos por penales y no, fue una noche un poco triste. Ya me estoy reponiendo pero, si me encanta, me encanta el fútbol y me encanta Vélez Sársfield es un equipo que siento que va conmigo”.

Xavier saldrá al mercado este 31 de mayo vía Sony Music, abriendo un nuevo capitulo en la carrera de Horvilleur, ya sus escuchas se encargarán de apropiarse de sus historias y hablar de ellas.

No es una revista, es un movimiento.