Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

172337
Entrevista con Bright Eyes

Entrevista con Bright Eyes

Bright Eyes termina la pausa y presenta nuevo álbum.

Durante estos tiempos tan oscuros, una luz se asoma para darnos una buena noticia; tras casi una década separada, Bright Eyes se reúne para anunciar su regreso con un nuevo álbum y con muchos planes venideros. En una charla virtual con Conor Oberst, líder de la banda, y Nate Walcott, pudimos compartir algunos sentimientos comunes por los tiempos de incertidumbre, algunas curiosidades de Down In The Weeds, Where The World Once Was, las razones para volver a tocar juntos y hasta temas profundos como la ansiedad y el suicidio.

Con una gran incógnita, nuestra mente busca respuestas y es complejo apaciguarla. “(Conor) Me siento pausado, frenado; había muchos planes que estábamos a nada de hacer cuando llegó esto. Toda mi vida he luchado con ansiedad y ésta va y viene, a veces no se entiende que alguien con esas características va paso a paso y es un logro decir ‘hey, hoy hice mi cama, logré salir a caminar o, incluso, tomé una ducha’; he tenido que tomar antidepresivos de uso rudo porque a veces siento que no sé cómo lidiar con esto. (Nate) Para mí, el botón de pausa no se presionó, porque tengo una hija de cuatro años que cuidar al lado de mi esposa; debo decir que es un maldito infierno estar atrapado en esta situación tan bizarra que vivimos y todos estamos sufriendo el cambio de alguna manera”.

Para un artista, la razón de hacer música muchas veces rebasa lo monetario. “Hace poco me enteré de una chica que trataba de quitarse la vida y al escuchar ‘At the Bottom of Everything’, recordó buenos momentos y reconsideró; poder enterarse de eso es reconfortante. Hacer una canción es cómo crear una cajita que atas a un globo para que ésta se eleve, nunca sabes dónde va a terminar ni quién la encontrará. (Nate) Sé que la música nos ayuda a sobrellevar los malos momentos, nos hace sentir acompañados y nos reconforta; es difícil dimensionar aquella historia”.

Sobre Down In The Weeds, Where The World Once Was, los integrantes de Bright Eyes nos compartieron varios secretos. “(Nate) Este álbum significa nuestro regreso y le echamos cabeza a las secuencias y transiciones, cuando la disquera sugirió algunas ideas, pensamos que era algo muy descabellado, así que dimos alternativas para estar contentos con lo que presentamos. (Conor) Fui muy flexible en cuanto al orden de las canciones, menos con 'Dance and Sing', que es como la primera canción, pues 'Pageturners Rag' es un intro muy ameno, pero sin letra. Era importante para mí que el álbum abriera con la línea inicial de 'Dance and Sing': ‘got to keep on going like it ain’t the end, like your life is depending on it’ y que cerrará con 'Comet Song', pues la última línea de esa canción dice: ‘You’re approaching to disappear’”.

Y continuaron con el álbum que los pondrá de regreso en los escenarios muy pronto. “(Conor) Queríamos que los álbumes pasados se vieran reflejados, de manera que entrara en el catálogo de música de Bright Eyes, pero no buscábamos que fuera una máquina del tiempo y nos llevara atrás; quisimos reflejar nuestra vida ahora con el sonido de antes, pero equilibrado; ya no soy el joven de 22 años, recién cumplí 40 y el pasado ya no me representa; hemos vivido muchas cosas y esa madurez se verá reflejada en las letras. Mis ganas de crear música llegan cuando estoy equilibrado, pues si estoy deprimido, probablemente no haga nada, y si me siento feliz, seguro saldré de fiesta con amigos y tampoco haga nada. 

(Nate) soy un obsesivo de la organización y, para mí, es importante trabajar bajo horarios y fechas límite, pues sino caigo en procrastinar y no hago nada; siempre he sido muy organizado y eso me ha ayudado en mi empleo de musicalizar un programa de TV. En cuanto a la creación del disco, todo se fue armando naturalmente, pues con Conor y sobre todo con Mike, hemos trabajado otros pequeños proyectos en este break y terminamos las oraciones del otro, musicalmente hablando. Nada estuvo pre planeado, el trabajo muestra nuestro estado mental actual y los métodos, técnicas e intereses que cambiaron en estos diez años; no es un sonido apocalíptico, es música que suena hermosa y es divertida de escuchar”.

No es una revista, es un movimiento.