Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

155034
Entrevista con Angel Olsen

Entrevista con Angel Olsen

All Mirrors: El recordatorio de la separación temporal entre “Tiniest Lights” y “Chance”.

Para Angel Olsen, crecer con siete hermanos mayores implicó tomar una decisión a una edad muy temprana: Ser alguien a quien le gusta observar, construir personajes de sí misma y buscar la parte más humana en las personas que la rodean. 

Al salir de los alrededores de St. Louis, se matriculó en The Soma Institute para recibirse como terapeuta física y -al mismo tiempo- personificó a una veinteañera cuya voz y talento para el piano fueron motivo de aplausos en la Librería Harold Washington. En palabras de la cantautora, la transición a la edad adulta se resumió en el diseño de su propia Lindsay Weir.

Después de dos años de deambular en el rol de la protagonista de Freaks and Geeks (1999), Olsen dejó claro a sus padres que se dedicaría a la música. Con algunas nociones de la filosofía DIY, formó su primera banda (Good Fight) y se convirtió en el deleite sonoro de los covers de Will Oldham.

A la par del vaivén entre los rascacielos de Chicago y la fascinación arquitectónica de Asheville, la intérprete de “Forgiven/Forgotten” retomó la actitud setentera de Dolly Parton, rechazó las comparaciones líricas con Lana Del Rey, abordó la complejidad de lo que implica ser mujer, aprendió del saber cinematográfico de Ashley Connor e hizo caso omiso de los reclamos por “sus intentos fallidos por lograr el estilo de Sia y Grimes”.  

(***)

“I keep moving, knowing someday that I will be standing, facing.

All mirrors are erasing, losing beauty.

At least times, times it knew me”

En 2019, la fuga emocional en Burn Your Fire For No Witness (2014), así como la pluralidad de voces, momentos y personajes entre Half Way Home (2012) y Phases (2017) perfilaron a una Angel Olsen consciente de la evolución conceptual de la tristeza y -de forma paralela- a una artista que posiciona su cotidianidad entre la insistencia estética del cristal y que -bajo la influencia de Patti Smith, Christa Päffgen y Kate Bush- cobija la noción (poco perceptible) del ser humano con y dentro del tiempo. 

All Mirrors (2019) engloba la idea que tengo acerca del tiempo. Desde mi punto de vista, muchas veces no nos damos cuenta de lo que sucede. No sé si se debe a la propia rutina o a la lejanía que establecemos con el paso de los días. Para mí, ver el reflejo del rostro en los espejos es la expresión más honesta y real de que las personas y cosas están cambiando. Este álbum está inspirado en mi propio reflejo”.

I've been hiding inside my head. It’s me again, it's no surprise

Si bien Angel asegura que “no existe una relación directa entre sus álbumes”, está de acuerdo con las reseñas de Office Magazine, The New York Times, FADER y Crack Magazine. El elemento que une “Creator, Destroyer”, “Lonely Universe”, “Endless Road”, “Those Were The Days”y “Lark” es un concepto de tristeza que escapa a la simple romantización y cliché creativo, ya que enlaza los tres pilares de su trayectoria musical:  La madurez, el vínculo con terceras personas y la necesidad de manifestar el sentir propio.

“La tristeza y el dolor han estado presentes en varias etapas de mi vida. Considero que como artista he aprendido a lidiar con ambos de una forma más profunda. Siempre tuve en mente que debía aprender a buscar lugares desde los que me fuera cómodo escribir sobre mis emociones. Por el momento, creo estar parada en medio”.

Desde la caótica edad de los 16, la cantautora ha tenido como prioridad la relación entre su trabajo y el cuidado de la salud mental. Para ella, el diagnóstico de esquizofrenia de uno de sus amigos cercanos le hizo entender la importancia del acompañamiento y cuidado desde ángulos distantes al estereotipo, presión, ignorancia y banalización. 

“En ningún momento he dicho que sean situaciones sencillas. Suelo pensar que es demasiado complicado, agotador e hiriente ser testigo. Sin embargo tengo muy claro que [los músicos] podemos ser un contrapeso a lo que mucha gente carga sobre sus hombros”.

(***)

A sus 32 años Angel Olsen se declara como aprendiz y negociadora de la industria musical. Se aleja de los requisitos de discográficas como Warner o Sony; evade contratos de $100,000 USD con agencias de autos, equilibra su lógica de trabajo con la de productores como Justin Raisen, mezcla su estilo personal con las recomendaciones de Bailey Raynor y comparte decisiones de producción con Mark Ronson.

“[Con 'True Blue'] pude establecer qué quería de mí en un nivel personal y artístico. De pequeña, mi mayor deseo era hablar como una mujer adulta; ahora tengo la oportunidad de ocupar mi voz para asegurar que la promoción de mi trabajo y la lógica financiera no comprometen mi proceso creativo ni la relación que tengo con mi familia y amigos”.

Are You Ready? New Tour. New Show. Full Band. All Shows On Sale Now. www.angelolsen.comWed. Oct. 30 - Asbury Park, NJ @...

Posted by Angel Olsen on Friday, May 17, 2019

No es una revista, es un movimiento.