Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

153161
Ten Years After en el Teatro Ferrocarrilero

Ten Years After en el Teatro Ferrocarrilero

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Teatro Ferrocarrilero

Artista(s)

Ten Years After: Flora y fauna preparándose para el concierto.

Afuera, hay mucho revuelvo, muchos murmullos que cuentan rumores que según va a abrir Nahuatl y a lo mejor otra banda que quién sabe o que tal vez no abre nadie. Rumores cómo si viviéramos un déjà vu de Avandaro, cuando no sabían si Tinta Blanca tocaría o no, si lograrían escuchar “Nasty Sex” de La Revolución de Emiliano Zapata en vivo, nadie sabía nada.

Nadie sabe con exactitud qué va a pasar. “El chiste es que siempre cierran las bandas chingonas” dice un valedor que acabo de conocer emocionado por ver a Ten Years After, un compa a la mitad de sus 40 y que su hermano mayor le inculcó “música chida” dice él.

Ahí está la vibra, nadie se conoce, pero todos platican entre sí como si nada, todos somos hermanos, a todos nos gusta el rock, unos son de la misma generación otros son de una generación más nueva, pero compartimos el gusto por la música de antaño, los recuerdos y añoranzas de otra era.

Entre pancartas, rótulos y carteles del sindicato de ferrocarrileros, un sindicato que en algún momento fue combativo, contestatario y subversivo, se encuentra el Teatro que recibiría por primera a vez a Ten Years After, una banda de la psicodélica generación de los 60.

La audiencia porta chamarras de mezclilla, pantalones de piel, aretes, tatuajes, estoperoles, playeras multicolor, cabellos y barbas largas ya decolorados por el tiempo. Muchos de ellos provienen de una generación que quería crear una nueva conciencia, estos personajes con hartas arrugas tienen hartas historias de cómo sembraron terror a un gobierno totalitario con la revolución de la paz y la conciencia.

Los rumores eran ciertos, Nahuatl abre la tocada

Adentro, las luces comienzan a apagarse, las cortinas del teatro se abren y vemos el set de instrumentos para que Ramón Bozzo se acomode en la batería, Alex Perales agarre su guitarra y se posicione frente a sus pedales de efectos, Ramón Torres se cuelgue su bajo con coloridos adornos sujetados a la mariposa de sus cuerdas y para que Ricardo Ochoa sujete su guitarra, se coloque frente al micrófono y presente a su banda: “Nosotros somos Nahuatl”.

Grandes clásicos de la banda comienzan a brotar del escenario para vibrar en los cuerpos de los asistentes, que aplauden, bailan, sacuden sus barbas, cabellos largos y gritan cosas como. “Esas sí son de mis tiempos”, “Todavía estamos chavos”, “Nosotros fuimos los pioneros”, algunas hasta saltaban, mientras otros solo se quedaban sentados, pero igualmente emocionados.

En el escenario, los bendings en las guitarras suenan bien definidos, los redobles de batería son finos, potentes y bien colocados, los slides del bajo y los grooves que salen de él están bien marcados, este es un ensamble proveniente del año 70 que lo sigue haciendo muy bien, demostrando que la edad no es un impedimento para el rock y la buena onda.

Después de una bonita balada rock, “No te voy a rogar”, tocan la poderosísima “We GoT The Power” de Peace & Love, -Ah, porque Nahuatl también tiene integrantes de la mítica banda Peace & Love- esta es la infame canción que detonó la bomba mediática contra la buena onda de Avandaro, cuando gritaron groserías en radio pública, asustando a tantos viejitos anticuados de la época.

Además de las groserías, lo que de verdad asustó a la presidencia de aquel momento fue cuando cientos de chavos con una revolución pacifica en sus manos gritaba al unísono: “Tenemos el poder, tenemos el poder, tenemos el poder” y así volvió a suceder en el Teatro Ferrocarrilero en pleno 2019, una generación que sentía el poder una vez más y lo liberaba sin temor a represalias.

El 50 aniversario de Ten Years After

Internamente, sentimos una explosión de vibrantes emociones al escuchar una voz presentando a Ten Years After mientras las cortinas se abren lentamente. Gritos, aplausos, chiflidos, sacudidas de cuerpo, excitación a todo lo que da, reciben a Chick Churchill y Ric Lee únicos miembros originales de Ten Years After, junto a Colin Hodgkinson bajista contemporáneo y a Marcus Bonfanti, un joven músico que ahora está al mando de la guitarra y la voz.

Los tiempos han cambiado, el tecladista Chick Churchill ahora parece un músico clásico, permaneciendo sentado y tocando con exactitud su instrumento, pero se puede sentir una vibra intensa pues lleva puesto el espíritu del lobo. Ric Lee hace sincopas como si aún tuviera 20 años con un golpe preciso y bien colocado en la batería. Colin Hodgkinson se ganó al público ya que, a pesar de su aspecto arrugado, tenía cierta virtuosidad impresionante al ejecutar las cuatro cuerdas de su bajo.

La juventud de Marcus Bonfanti puede ser algo contradictoria al aspecto físico y la forma de tocar de los otros músicos, pero a su vez esa misma energía emociona al público, los vuelve locos, lo aplauden y lo celebran. Y es que, es un gran músico, tiene buena voz y es carismático, pero lo más importante, tiene grandes habilidades en la guitarra, pues llenar el vacío de Alvin Lee, sobre todo en la guitarra, requería un poco más de esfuerzo.

Entre “Land of Vandals”, “Silverspoon Lady”, “I’d Love to Change the World” y “Last Night of the Bottle” -todos grandes clásicos, todos poderosos musicalmente, enérgicamente y espiritualmente- a la mitad del concierto la banda hace un pequeño set semi acústico con solo bajo, batería y guitarra, tocando un homenaje directo a Alvin Lee que se fue de este mundo hace seis años, “Portable People”,“Don't Want You Woman” y “Losing the Dogs”, todas escritas por Alvin Lee.

Es cierto, Alvin Lee ya no está y quizás algunos esperarían que su reemplazo tratara de hacer lo que hacia Lee, pero el joven músico no trata para nada de imitarlo o reemplazarlo, solo quiere hacerle homenaje, dejarse llevar por la música y liberar su energía en el escenario. Lo cual lo agradecemos mucho, no es necesario que trate de hacerla de símil.

Rock duro, blues, sonidos campiranos, espíritu psicodélico, intensos jams, blues y rock & roll puro... Una energía que viaja 50 años del pasado a la actualidad... un pedazo de historia musical que no se puede tocar, no se puede ver, solo se puede sentir. Todo eso es lo que estamos viviendo en este concierto, que más que un concierto es una experiencia y a continuación descubrirán el por qué.

“Spoonful”, “Good Morning”, “Little Schoolgirl”, “Hobbit”, “I Can't Keep From Crying Sometimes”, “Help Me” y “I’m Going Home”, así es… Llego el momento más importante del concierto, la parte en la que nos separamos de la realidad y solo nos dejamos llevar. Es el set completo tal como lo tocaron en Woodstock, uno de los sets más ácidos, poderosos, atmosféricos, duros, potentes, llenos de magia negra.

Este set es de lo más importantes de la historia de la música, muchos recuerdan los sets de Janis, de Jimi, de The Who, de Creedence, de Santana, pero… este es un alucine total que te lleva de arriba a bajo y hacia todas direcciones en diferentes momentos y acordes. Somos muy afortunados de escuchar algo como eso en vivo y quizás es algo que debieron de hacer hecho otras bandas, una gira recordando su set del festival de música y arte.

La banda ya se va, pero la gente no quiere se vaya, claro… este es su aniversario 50, pero es la primera vez que vienen a México y no se van a ir tan fácil… Fue así que terminaron por aventarse un par de encores que terminaron por encuerar a la gente, literal, que terminaron por satisfacer a su público y los mando a dormir con el placer de haber visto un pedazo de historia en vivo.

No es una revista, es un movimiento.