Log In

Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

145958
SUDA Showcase en Galera

SUDA Showcase en Galera

Sarai
Paz Blancas

13/Abr/2019

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Galera

Artista(s)

La noche que Galera se unió en un mega perreo.

Recuerdo cuando una mañana del verano del 2017, Jesús Daniel (a.k.a. Mucha Onda) me platicó lo que sería SUDA. “Un festival que busca proyectar la tendencia, o sea, si este año el reggaeton es lo que suena, eso vamos a poner, pero si en unos años, es, no sé, el dancehall o la bachata, pues eso programaremos”. Aquella mañana, en medio del aeropuerto de la CDMX, me confirmó el headliner de aquel año; Bad Gyal.

Han pasado casi dos años y al parecer, al reggaeton nadie lo baja de esa silla. Pero bueno, siempre resulta impreciso ponerle esa etiqueta a todo lo que provoca un perreo. ¿Le diríamos punk a todo lo que produce un slam? Por supuesto que no. La noche de ayer, Galera, el recinto que descansa en las faldas de la Doctores, se llenó de perreo con sonidos que fueron desde el R&B, hasta el reggaeton kawai.

A espaldas de la avenida Cuauhtémoc, una de las más importantes de la ciudad, que conecta al sur con el Centro Histórico, comenzaron a desfilar grupos de chicos, chicas y drags. Algunos con una bebida alcohólica camuflada, otros presumiendo outfits llenos de glitter, otros deteniéndose en lugares estratégicos para fumar un toque. Del venue escapaban beats cadenciosos, la voz de Ozuna y un olor etílico.

Army Of Skanks ya se encontraba prendiendo a la gente con mezclas de reggaeton clásico y sonidos kawai. El dúo formado por el productor Cepillo Cuevas y Patricia Castellanos, CEO de Perreo Millenial, puso la cereza en el pastel con un remix de “Sálvame” de RBD a un set que desprendió aplausos y alegría entre los asistentes. El par de DJs dejaron sonar “Amiga date cuenta” de Sailorfag, tema que fue coreado por todos y dejaron el escenario para que Defensa continuara con la noche.

La boy band argentina que dejó claro su statement pop en Ceremonia fue recibida por un público que ya estaba calientito. El proyecto otorgó uno de los sets más agradables y sorprendentes de la noche; con beats, R&B y pads trippy que recordaban al legado que El Guincho dejó en Hiperasia, así como una química y atractivo que cautivaron a la gente, quienes no dejaron de bailar y perrear.

Charly Gynn tomó la estafeta, acompañada de fuertes beats de dembow. La artista capitalina, quien ha sobresalido en la escena local, arrojó aún más gasolina a un dancefloor que reaccionaba agradecido ante cualquier ritmo que recibía. Pese a esto, el excesivo uso de Auto-Tune y efectos, así como una mezcla de audio descuidada, hacían que las canciones se perdieran. La gente, que mostraba poca dificultad en divertirse, comenzó a sentir añoranza por el acto más esperado del showcase.

Tras una corta espera, por fin Bad Gyal salió a escena. Me resultó frustrante no escuchar la voz en los primeros minutos de set. “No sé si sea Auto-Tune, playback o qué. ¡Pero que le suban!” le dije a un amigo, mientras la artista española interpretaba “Jacaranda”, uno de los primeros éxitos de su carrera.

Para mi alivio, el problema se solucionó rápido y la artista española comenzó a bombardear al público de canciones que eran del cariño de todos. Es impresionante cómo en poco tiempo, Bad Gyal ha logrado colocar tantos hits en el corazón de los millennials. Desde “Fiebre” hasta “Open The Door” o “Candela”, cada tema hacía que el público se volviera uno, con un Galera lleno, perreando al unísono, compartiendo porros y derramando alcohol.

Eso es SUDA, para mí. Un espacio donde, sin importar tu proveniencia, etnia, creencias, aspecto o preferencia sexual, todos terminamos uniéndonos en un mega perreo. Mucha Onda llegó a cerrar la noche, haciéndome recordar aquella mañana de 2017. SUDA no solo ha proyectado la tendencia, sino la ha marcado. Esperemos con ansias la edición de este año.

REDACCIÓN:

Luis
Mata

FOTO:

Sarai
Paz Blancas

No es una revista, es un movimiento.