111719
San Pascualito Rey en El Plaza Condesa

San Pascualito Rey en El Plaza Condesa

Yolotzin
Bravo

04/Jun/2017

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

El Plaza Condesa

Artista(s)

San Pascualito Rey en El Plaza: Empecemos a enseñarnos nuestras venas.

Sábado especial, turbulento en su andar, que sin piedad vierte su tiempo en los cuerpos apresurados. Un día con tintes de fiesta, aquel que al final del mismo dejó en la memoria de algunos dichosos la celebración de una de las agrupaciones más solidas dentro del rock nacional.

Movimiento por aquí y por allá, el Real Madrid campeón de Europa como principal tema de conversación en los bares, y los amigos calentando la garganta, parecían ser presagió de lo que sucedería al caer la noche, aquel jubilo no necesitó ser ensordecedor, pero llegó contundente y puntual a la cita en El Plaza Condesa.

Enigmáticos como una noche al lado de una tumba en Mixquic, San Pascualito Rey ofreció un recital completo, sobresaliente y lleno de emotivos momentos arriba del escenario. Una intimidad poco usual con Pascual Reyes solo con su guitarra, prendiendo una vieja grabadora, fue el inicio de un concierto entrañable, siendo “¿Por qué?”, “Beso de muerto” y “Carne abierta” las canciones encargadas de abrir el acto del patrono de los desahuciados, el santo la buena muerte.

Pascual, Juan, Alex y Luca, uno a uno, bajo una lúgubre atmosfera fueron apareciendo en el escenario, todos ellos con gestos satisfechos, deseosos de ofrecer a su publico un momento inolvidable. La presentación de Todo nos trajo hasta hoy, ultima producción de la banda, también sirvió para dar un repaso por el resto de su discografía. Himnos como “Olvídate de mí”, “Salgamos de aquí” y estrenos como “Aquí estaré” y la melancólica “En la obscuridad” fueron interpretadas y coreadas con tremenda excelsitud.

Agregando un toque de profundidad y folclor a través de los metales, Los Pascuales tuvieron como invitados a Los Trombotones, donde “Te voy a dormir” y “Bailón” sonaron místicas, como salidas de ultratumba. La contribución de Alex Otaola, con su estilo descarrilado y brutal, es digno de destacarse, reafirmando su lugar como uno de los mejores guitarristas de México.

Los provenientes de la Ciudad de México, también demostraron que para armar un buen show no se requiere de un gran escenario ni producciones monumentales para poder impresionar a los asistentes, donde el buen sonido logró que cada integrante se pudiera lucir a placer, y a su vez, poder disfrutar de esos matices fantasmales que San Pascualito ya tiene como marca registrada.

Un brindis colectivo fue el preámbulo para que las primeras notas estilo arrabal de “Nos tragamos” retumbaran en todo el foro, consolidando un momento de unión entre los fans y la banda, sin olvidar sus influencias y regalando un cover a Chavela Vargas con la interpretación dark guapachosa de “Si te vas” con una simpática niña bailando arriba del escenario, fueron momentos que engrandecieron la noche.

Con los fantasmales teclados de “Tuyo” y una inesperada interpretación de “Caminito”, aquellos embajadores del dolor, el despecho y el culto a la muerte, se despidieron de unos fieles seguidores, que disfrutaron de uno de los conciertos más emotivos en la historia de San Pascualito Rey, sin la producción millonaria, pero sinceros y con pasión, supieron hacer mucho con poco, sin perder esa esencia que ya los tiene como uno de los pilares de la escena nacional. Cerrando con la frase: “Sin ustedes no hay nada”, el santo patrono de los desahuciados expuso sus venas y derramó su música.

No es una revista, es un movimiento.