133122
Radaid en el Lunario

Radaid en el Lunario

Bere
Rivera

05/Ago/2018

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Lunario del Auditorio Nacional

Artista(s)

¡Qué energía!

Radaid es de esas bandas que tiene un público leal que los quiere con toda el alma. Este sábado 4 de agosto por la noche, los autodenominados “hijos del sol” lo demostraron al presentar su más reciente producción The Willing II: Alkemia ante un público feroz.

El Lunario del Auditorio Nacional comenzó a llenarse desde temprano. Entre el público se veían muchísimas camisetas negras, usual en conciertos de índole experimental. Lo que resultaba motivante, es que la energía en general de la audiencia era de mucho amor y respeto por la agrupación.

Se alcanzaban a oír conversaciones en donde los fans demostraban que sabían de nombre y apellido a los integrantes de RadaidEmmanuel Macías (violín) Guillermo Ibarra (bajo), Darko Palacios (batería), Fernando Arias (tabla, etc.) y Sofía Orozco ( voz, darboukas, etc).

La música es una mezcla bastante enigmática que nos lleva a lugares exóticos. Su lenguaje sonoro nos habla de un amor hacia lo tribal, lo arcaico, lo moderno y lo experimental al mismo tiempo como pudimos presenciar en temas como “Shine” ó  “Nada que sea real”.

Los músicos, vestidos de negro, fueron mostrando sus diferentes habilidades multiinstrumentales a largo de la noche. Todos los instrumentos son clave, pero sin duda el violín de Emmanuel Macías nos transporta a un lejano oriente contemporáneo. Es casi imposible no imaginarse Las mil y una noches por la calidad de su ejecución y el respeto que tiene hacia los ritmos tradicionales.

Por otro lado, Sofía Orozco nos trae de vuelta a lo moderno, a lo urbano. Su entrenada voz juguetea con elementos del trip hop, soul y el rock progresivo. Me recuerda a Beth Gibbons (Portishead).

El público, siempre fiel, se amontonaba en las vallas de seguridad para acercarse a sus ídolos. Coreaban cada canción, algo impresionante pues casi todas están en idiomas no comunes como el japonés o el árabe, como “Color Gris” que fue una de las más coreadas.

Para los fans, el concierto no fue solamente una presentación de disco nuevo: fue un viaje a través de 20 años de carrera de Radaid. Entre temas nuevos, la banda hizo un repaso por su larga trayectoria.

"Anata to Tomo ni", que en japonés significa “junto contigo” ha sido el sencillo del nuevo disco por lo que antes de sonar, la banda agradeció mucho al público la buena acogida que ha tenido desde su lanzamiento.

Sofía recordó a la gente que Radaid es un proyecto independiente por lo que el apoyo de los fans resulta fundamental para proseguir su carrera.

La energía durante el concierto fue aumentando sin parar. En las últimas canciones todos saltaban, hasta los miembros de la banda hacían temblar la tarima.  En hora buena a Radaid, por la valentía de seguir cada día y demostrar que la música puede unir a la gente sin importar la cultura, edad o procedencia.

REDACCIÓN:

Amanda
Tovalin

FOTO:

Bere
Rivera

No es una revista, es un movimiento.