118256
Paté de Fuá en el Teatro Metropólitan

Paté de Fuá en el Teatro Metropólitan

Liliana
Estrada

02/Oct/2017

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Teatro Metropólitan

Artista(s)

El tren de la música muda: Paté de Fuá. 

Enterrarse con la ilusión de encontrar a esa hermosa mujer sueña, sí, desde el cajón que va una nueva familia a forjar y en alguna otra dimensión un pequeño fantasma cría. "El Fantasma enamorado", Paté de Fuá.

Una noche de inspiración, de suspirar por plegarias de paz y fe, de tranquilidad; de brindar por lo más valioso de un respirar: El amor. ¿Pero qué sería del amor sin poesía que lo embellezca? Una anti utopía. Así bien, la noche de ayer fue tan solo una de tantas muestras de representar el amor, pues la música se vuelve el monopolio más grande del sentimentalismo y Paté de Fuá sabe selectamente cómo adornar los placeres del querer.

El recinto con el interior barroco más divino de la Ciudad de México, el Teatro Metropólitan fue la catedral que abrazó a cientos de espectadores ansiosos por lograr un desconecte radical de lo ocurrido en un nuestra hermosa ciudad. Una velada de recuerdos, de flashbacks y coreo infinito. Paté de Fuá estaba para ellos, para nosotros, para el amor y la noche.

Temerosos por la caída de dicho concierto, el público llegó puntual, más de lo normal, a las entradas del teatro. Los espectadores en una odisea de versátiles edades: niños, adolescentes, adultos. La mezclada música de la banda era la mayor razón de unirnos con alegría.

El evento dio inicio, con una oleada de aplausos y alientos, los presentes recibieron de pie a Yayo y sus colegas. ¡La fiesta estaba por arrancar! Con una sutil bienvenida musical, la mezcla de tango, jazz, tarantelas, funk y tanto ritmo se pueda distinguir, Paté pisó el escenario, dando una dosis de lo que saben perfectamente hacer.

El repertorio fue extenso, tan completo y abarcable. Yayo, Roberto, Guillermo, Demián, “Luri”, Dan y Alexis inspiraron a más de dos mil personas a corear. “El tren de la alegría”, "El fantasma enamorado”, “Paloma cruel” fue de lo esperado.

Un recuento de sus 11 años de trayectoria se vibró en lo profundo del recinto. Un viaje en tren desde Música moderna (2007), pasando por Boquita pintada (2011), El tren de la alegría hasta llegar a la Primera y Segunda parte de Película Muda. La melancolía no falló: “El Supermercado”, “El valsecito de Don Serafín” y “Película muda”.

Sin duda alguna “Celoso y desubicado” y “La colegiala” no debían faltar. "Gracias México, México mío" me hacía imaginar cuando terminaba una melodía. Pues sin importar la recaída que cargamos desde hace más de una semana, los presentes, grandes seguidores mexicanos, dejaron en alto el aprecio, cariño y admiración que tienen por esta banda trinacional.

El acorde de “Muñeca” había sido lo anhelado por la noche, entre tantos temas más. Luri logró acaparar la atención con su espectacular estilo de hacer reventar su contrabajo acompañándolo con la inigualable ricura de Peralta y su trompetear. La amabilidad de Yayo y la energía de Demián se respiraron desde el primer instante.

Una noche más donde Paté de Fuá ofreció, enamoradamente, un concierto inesperado, apreciable, esperado y sensacional. ¡Gracias Paté! Necesitábamos respirar de nuevo.

REDACCIÓN:

Oscar
Castillo

FOTO:

Liliana
Estrada

No es una revista, es un movimiento.