174899
Future Islands: A Stream of You and Me

Future Islands: A Stream of You and Me

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

#QuédateEnCasa

Artista(s)

El placer onírico fue nuestro.

Si en 2018 nos hubieran dicho que sería el último posible concierto de Future Islands en México, ¿nos habríamos vuelto locos? Perderse a una de las bandas contemporáneas en petit comité de mejor acto en vivo sería un crimen. No sabemos si vuelva la normalidad del entretenimiento, mientras tanto el pasado viernes el cuarteto de Baltimore ofreció ¡su único show del año! El 1235 de su carrera, siendo el primer año desde 2008 que no salen de gira debido a la pandemia por el COVID-19. Además, Samuel y cía estrenaron As Long As You Are, su sexto álbum de estudio, el mismo día de su primer streaming.

El furor de ir a un concierto es difícil de reemplazar. La dopamina se libera, te invaden los nervios y se intensifican las emociones, sin embargo A Stream of You And Me fue una experiencia placentera y onírica. Fue como palpar los pies en la arena de una playa.

Previo al arranque de la transmisión, sucedieron cosas similares a las de la normalidad. Leí comentarios en la caja del chat: “¿Cómo puedo hacer más grande la pantalla?”, me recordó al momento en el que las personas se acercan a la parte delantera del escenario, empujando a los que tienen enfrente… También el “Ya mero, faltan 8 mins”, momento clave en que todos sacan sus cámaras celulares. El mejor: “Ya que se muera el bicho”, ese chascarrillo desataría la camaradería, esa que tiraba paro para conocer personas, crear amistades y hasta ligar (suspiro).

Todo comenzó con un timelapse de la instalación circular del escenario, el cual tenía una base de espejo reflectante; aparecieron Gerrit Welmers, William Cashion, Michael Lowry y Samuel T. Herring, para deleitarnos con algo fresco: “Hit the Coast”, en un ambiente luminoso y colorido, creado por Pierre Claude, quien ha colaborado con The Strokes, y Phoenix.

 Estoy muy agradecido con todos de que estén en casa y aquí con nosotros. No están solos, estamos juntos en esto”, interrumpió Samuel, antes de tocar “Beauty of the Road” del álbum The Far Field (2017).

Suena ahora el timbre famoso de “A Dream of You and Me”, las luces giran, bailan y destellan alrededor del escenario; los juegos de cámaras del estudio son versátiles, nos llevan de cerca al rostro sudoroso de Sam, luego a espaldas del baterista Michael Lowry o del bajista William Cashion. Enseguida vemos las manos de Gerrit Welmers golpeteando el teclado para crear ese sonido synth alternativo, que se siente tan vibrante como la primera vez que los escuchamos.

Future Islands_irrepetible (2)

Ahora tocan “For Sure” y Sam se deshinibe: mira fijamente a las cámaras, se desplaza en el diámetro; lo hace suyo, se acuesta sobre él, lo mira, lo acaricia, lo goza. Yo ya estoy bailando, sonriendo y ¿llorando? Sí, son tantas emociones atravesando mi ser y el de los espectadores que comparten el tiempo y espacio virtual con Future Islands.

 Esta canción habla sobre la carrera que buscan algunos artistas y en darse cuenta de que no son lo que creías”, comentó Sam sobre “The Painter” y la crítica que tiene sobre el odio en su país.

Sam representa cada una de las canciones con un tono teatral. Así lo hizo cuando tocaron “Born in a War”, “Long Flight”, “Balance”, “Moonlight”, “Plastic Beach”, “Seasons (Waiting On You)” y “Thrill”. Él se vulnera al grado de llorar y su efusividad no tiene límite. Su gran voz no solo conquista oídos, los hipnotiza y los lleva por diferentes niveles, algunos son desgarradores y otros son puros, sublimes.

Llegó el momento del encore. Los integrantes de Future Islands se colocaron sus cubrebocas y salieron del escenario. La sala de chat se volvió a encender, unos mostraron desesperación y tristeza, otros pidieron más canciones e incluso enviaron sus cuentas de IG para crear comunidad.

Reaparecieron los oriundos de Baltimore, para tocar “As I Fall”, “Vireo’s Eye” y “Little Dreamer”. Las luces van apagándose, el sonido de los instrumentos cesa. Se retiran del estudio. Sam agradece el apoyo de todos al nuevo álbum en estos tiempos raros y solitarios. A Stream of You and Me, dirigido por Michael Garber no fue un sueño, ¿o sí?

No es una revista, es un movimiento.