137463
Earthless + Mars Red Sky en SALA

Earthless + Mars Red Sky en SALA

Jaime
Fernandez

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

SALA

Artista(s)

Fotos Jaime Fernandez

Un cósmico ritual para celebrar a los muertos.

En ocasiones cuando eres una pequeña productora, que apuesta todo lo que tienes por amor a la música, ciertas complicaciones suelen aparecer: retraso en horarios, logística en general, fallas en el audio y mínimos detalles, casi siempre con solución casi inmediata, que con experiencia van mejorando y previniéndose en cada ocasión. Es aquí donde KILL PILL KLVB entra, un equipo de trabajo que se ha encargado por dos años de ofrecernos shows con música potente. Que no le importa arriesgarse en traer bandas como 1000mods o James Leg. Que le gusta el ruido y quiere traer proyectos que en ocasiones era casi impensable creer que vendrían a México. Uno de esos contados grupos de trabajo que lo da todo para presentarnos una experiencia completa en cada espectáculo. De aplaudir que dejen el corazón en su trabajo.

Y como hay que reconocer y ovacionar su ímpetu, también hay que recalcar algunas mejoras que podrían tomar en cuenta. La primera fueron los 40 minutos de espera para abrir puertas, donde gran parte del público se estaba desesperando y congelando por la fría ráfaga de viento que inundó la ciudad el pasado sábado. La segunda que no entiendo muy bien cómo o por qué pasó, fue la integración de una banda argentina que tocó por 10 minutos y terminó en un parpadeo su presentación. Tal vez otra de sus apuestas, pero el poco público que pudo ver su show nunca conectó con el proyecto, y hasta en algunas pláticas se llegó a escuchar la supuesta cancelación de The Cavernarios para cubrirlos. Aún así, todo seguía su curso y la noche prometía bastante buena música. Y no, por fortuna nadie canceló y todos se presentaron de acuerdo al itinerario.

La noche podría decirse que empezó pasadas las 21 H., momento en la que “El Patas” y “El Warpig” se subieron al escenario para poner música con sus ya clásicos DJ sets. Los afamados locutores de radio son muy conocidos desde hace años por su incursión en Reactor, además de pertenecer a Black Overdrive y Lost Acapulco respectivamente. En las bocinas del lugar sonaron desde “Lay Down” de Priestess hasta clásicos de Deep Purple, mucha música que en ocasiones te transportan a una época de tu vida. Que son un flashback de la música con la cual creciste y forjaste tu gusto musical. Muy buen setlist, aunque faltó un poco más de audio para empezar a calentar al público.

Cuando la música grabada y mezclada dio fin, The Cavernarios tomó por asalto el escenario y los cuatro integrantes comenzaron con una fugaz afinación. Aquí hay que aplaudir otro acierto de los organizadores: cómo decoraron el escenario. Es cierto, así como llaman a su evento “Las noches de Halloween”, no se desapegan de la celebración de Día de Muertos y podías ver en algunos sectores de las tarimas una linda decoración de nuestras tradiciones. Muy ad hoc para proyectar lo que es México y su cultura.

The Cavernarios Kill Pill KLVB Jaime Fernandez

Regresando a la agrupación mexicana, los cuatro neandertales ya son un referente en la escena mexicana. Con su fusión de garage, fuzz y surf el público coreaba sus clásicos que datan desde principios del milenio. “El mono”, “No quiero cambiar” y “Motorama” hacían a todos los asistentes mover el pie, la cabeza o el esqueleto. Ya quedó atrás esa injusta reclusión de Danny Lobo, todo como una mala experiencia y una muestra de nuestro carente sistema judicial. Ahora The Cavernarios demuestra que siguen vivos, que tienen un excelente sonido en directo y que su esencia primitiva tiene muchas ganas de seguir pudriendo cerebros. El bajista, sobrenatural.

Con 40 minutos de música cavernícola que sacaba nuestra alma aborigen a flote, llegaba el turno de uno de los proyectos que más me ha sorprendido en el último año: Mars Red Sky. Aquí hay que recalcar otro punto, en Europa están naciendo bandas de stoner y desert rock que tienen muchísimo potencial. No necesitaron el árido desierto californiano para surgir, alaban esos riffs ralentizados, fuertes y crudos que caracterizan el género. Lo adecuaron y se adueñaron de uno de los sonidos más underground y de culto que han existido.

El trío de Bordeaux lleva 11 años en activo, y ya son conocedores de cómo manejar al público, pero se notaban bastante sorprendidos por el recibimiento de los mexicanos, ya que era su primera visita a nuestro país. Todos son unas bestias, Julien Pras podría parecer todo excepto un brutal guitarrista de stoner, que tiene una melodiosa e hipnótica voz. Mientras que Jimmy Kinast y Mathieu Gazeau sí podrían ubicarse entre el clásico estereotipo. Pero la música no es para etiquetar, ni para saber si tu estilo como persona engancha en un género. Se trata de saber qué puedes hacer con un instrumento en las manos y en el cómo puedes proyectar sentimientos y emociones por medio de música.

Mars Red Sky es intratable. Una colosal y violenta saga de riffs que te volaban el cráneo y te destruían tus oídos. Pero además también son un viaje espacial y psicodélico que te expulsaban de la órbita. Una de las mejores bandas que he podido ver este año. Con un set que recorrió “The Light Beyond”, “Apex III”, “Marble Sky” y “Strong Reflection”, el trío de igual forma presentó una canción inédita. Nada que reclamar, un set perfecto que culminó en una tremenda ovación. Los integrantes celebraban con ademanes de sorpresa, ahora saben que pueden regresar a México en cualquier ocasión. Nos gusta la música distorsionada y entre más alto suene, mejor.

Mars Red Sky Kill Pill KLVB Jaime Fernandez

Y es cierto, las fallas ya habían sido olvidadas y la música de nueva cuenta había curado todo, como debe de hacerlo, ahora solo faltaba el plato fuerte: Earthless. ¿Hubo setlist? Claro, se tocaron seis canciones y se cerró con un cover, pero el ruido nunca terminaba, nunca. Isaiah Mitchell, Mike Eginton y Mario Rubalcaba son algo en verdad muy especial, llevan al público a no dejar de moverse por hora y media sin descanso. Solos de guitarra de 10 minutos, una conexión tremenda como banda e improvisaciones prodigiosas. Ver a Earthless en directo es como estar frente a una banda de jazz. Todos en su propio Universo, tocando como unos locos desenfrenados.

Primero apareció From The Ages con “Uluru Rock”, pero el proyecto californiano se enfocó en su Black Heaven lanzado este año, interpretando el tema que le da título al material, “Volt Rush” y “Electric Flame”, todas extendidas y con más arreglos de los que se pudo escuchar en grabación. Es un poco de la magia que hace a Earthless único, que los integrantes destrozan sus canciones en vivo y las llevan muy lejos. Explotan un minuto para convertirlo en cinco, no les interesa si existe un tiempo límite, les importa crear y crear más. Para cerrar la épica noche, el alma de Jimi Hendrix fue sustraída de entre los muertos y sonó el clásico “Purple Haze”. No puedo imaginar mejor encore ni nadie que podría interpretar el tema con tal maestría como Earthless.

Es bueno asistir a esta clase de eventos y que existan productoras que se interesen por su público. Sabemos que la lucha monopólica es gigantesca, pero siempre que surgen estos grupos de trabajo y amigos que hacen las cosas con amor, se agradece de corazón. Esperemos muchísimo más de KILL PILL KLVB, lo tienen todo para convertirse en un referente de la escena nacional. El sábado celebramos a los muertos prematuramente, pero volvimos a recordar que el rock nunca muere.

No es una revista, es un movimiento.