Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

125965
División Minúscula en el Centro Cultural Roberto Cantoral

División Minúscula en el Centro Cultural Roberto Cantoral

Carlos
Rivas

10/Mar/2018

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Centro Cultural Roberto Cantoral

Noche íntima y especial: la otra cara de División Minúscula.

Imagina contemplar un concierto de División Minúscula con canciones que rara vez tocan en sus shows, pero que son queridas por los verdaderos fans. ¿Lo tienes? Ahora agrégale que se trata de un sold out en un  recinto que posee una bella y moderna arquitectura por fuera y por dentro.

Ayer, eso fue posible en el Centro Cultural Roberto Cantoral. Pero, ¿qué se sabía sobre esta presentación? A través de sus redes sociales, la banda tamaulipeca anunció la “Grabación de un show especial” en dicho lugar. Así es, el espectáculo musical de anoche quedará inmortalizado en su primer DVD en vivo. Razón por la que quedó estrictamente prohibido tomar fotos o video, lo que creó una conexión directa entre División y los asistentes.

Minutos después de las 21 H, el público recibió con aplausos y gritos a Javier y Kiko Blake, Alex Luque, Efrén Barón y Ricci Pérez. Pero no estaban solos, ya que para esta mágica noche contaron con la experiencia de Rodrigo “Bucho” Montfort en el piano, el talento de Luis Fara de Quiero Club en los teclados, la frescura de Pipe Ceballos en las percusiones y la encantadora voz de Carla Sariñana, líder de Silver Rose y bajista de Ruido Rosa en los coros.

“Un beso al aire y un tiro al pecho” fue la elegida para abrir la velada, seguida de “Cada martes”, la cual interpretaron dos veces, pues la guitarra de Efrén falló y Javier preguntó si la podían tocar vez. La respuesta era obvia. Después de recordar a Don Melancolía por segunda vez, los primeros acordes de “Humanos como tú” enloquecieron a la audiencia.

En “Frenesí”, la cautivadora voz de Carla le dio un toque único al tema. La siguiente en el setlist fue “Juego”, en cuyo puente, el público acompañó con aplausos al bajo y a la batería, para luego cantar: “Cuando ya no cabe ni una foto en la pared, tal vez ha llegado el tiempo de empezar otra vez”.

Ahora bien, es cierto que no hay una ley musical que estipule que en todos los conciertos los artistas suban a invitados a tocar con ellos, pero por lo general, esa acción le da un extra a la presentación. Así pues, el primer invitado de la noche fue Jair Alcalá, vocalista y acordeonista de la agrupación de regional mexicano El Plan, para darle otra esencia a “Casa de cristal”.

“Maquillaje (de la forma más romántica)” y “Altamar” marcaron la mitad del show. Después de eso, parecía que se venía lo mejor, ya que Javier Blake se puso de pie y tomó su guitarra. Todos se emocionaron. ¿Qué temas seguirían como para que el vocalista realizara dicha acción? “Cursi” y “Las luces de esta ciudad”, dos de las favoritas por los fans. El antes y el después.

Para las siguientes tres piezas, la expectación se hizo presente en prácticamente todo el lugar. ¿La razón? La colocación de sillas y atriles. ¿Por qué? Una orquesta de cuerdas. ¿Alguna vez imaginaste escuchar en vivo “Préstame tu piel”, “Sognare” y “Me tomé una pastilla” en compañía de violines y violonchelos? Hermoso, ¿cierto? ¡Así fue! La orquesta se apropió de dichos temas y seguro a más de uno se le salió al menos una lagrimita y se le puso la piel de gallina.

El festejo llegaba a su fin, así que Javier aprovechó para presentar a todo el ensamble musical y finalizar con un conciso pero emotivo: “Gracias por ser parte de División. Acto seguido, “Año nuevo” fue la última canción del espectáculo, que culminó con una ovación de pie por parte de todos los presentes. Sin embargo, los fans querían más, así que mientras unos seguían aplaudiendo, otros unieron fuerzas para gritar “¡División, División!”. Al final, un grupo de personas empezó a cantar “Sismo” y a los pocos segundos, el canto ya se oía en casi todo el venue.

Lamentablemente, la banda nunca regresó. Pero qué importa, quienes asistieron pueden sentirse felices de haber presenciado un show especial e íntimo con temas reversionados en formato acústico, conservando la letra y la melodía, pero dándole más vida a la música. Y para quienes no pudieron asistir, pronto podrán adquirir el DVD.

División Minúscula volverá a tomar el control en abril, mes en el que se prevé el lanzamiento del primer sencillo del que será su quinto álbum de estudio.

No es una revista, es un movimiento.