Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

69256
Destruction: Una noche de devastación sónica

Destruction: Una noche de devastación sónica

01/May/2015

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Foro Indie Rocks!

Artista(s)

En la noche del 30 de abril, el que no se anduvo con niñerías fue el Foro Indie Rocks, ya que dio cabida a fanáticos del metal, que vinieron a presenciar el concierto de una de las bandas más destacadas de la primera oleada del Thrash que surgió de Alemania para tomar por asalto al mundo en el primer lustro de la década de los ochenta: Destruction.

DESTRUCTION

Los teloneros fueron los capitalinos de Intoxxxicated, que cumplieron satisfactoriamente con la responsabilidad de preparar al público para el acto principal. Su metal potente y rasposo prendió a un sector de la concurrencia, mientras que el restante aprobó su actuación que incluyó números como "Speed and Beer" o "Cheetos En La Torta".

Alrededor de las 10:11 pm, se escucharían las primeras notas del intro del disco Eternal Devastation, para inmediatamente dar paso a "Curse the Gods", pieza que abre dicha producción… y la destrucción teutona se apoderó del escenario. De ahí para delante acribillarían al público una y otra vez con el mejor Thrash Metal europeo, con canciones como "Thrash Till Death", "Nailed to the Cross" y "Mad Butcher" (uno de los himnos de la banda). Con esta última, el mosh se volvió más salvaje, y solo se podían ver puños ondeando en alto, gente corriendo y empujándose de un lado a otro, y matas moviéndose a toda velocidad.

“Es bueno estar de regreso”, dijo en español el bajista/vocalista Schmier dirigiéndose a la audiencia, antes de arremeter con "Eternal Ban", coreada por el respetable, mientras algunos cuerpos empezaban a volar aquí y allá. La tempestad desatada por el trío alemán continuaría mientras ejecutaban "Life Without Sense", "Spiritual Genocide", "Carnivore" y "Hate Is My Fuel". Mientras tocaban, varias playeras e inclusive un par de tenis empezaron a ser arrojados de un lado al otro del lugar.

Luego vendría un solo de batería que sería el preludio de otro de los himnos de la banda: "Tormentor". Al concluir éste, Schmier anunció que iniciaba el momento de las complacencias, y preguntó al publico cual canción querían escuchar a continuación. Y la elegida fue "Invincible Force", que haría estallar el furor en la audiencia y el moshpit se volvería una locura, con oleadas de gente agitándose y estrellándose entre sí una y otra vez. Le seguirían "Antichrist" y "D.evolution", después de la cual la banda abandonaría el escenario.

Tras unos minutos, las luces volverían a encenderse, y con la suite de Psicosis (sí, la del filme de Alfred Hitchcock) se daría pie al regreso de la banda que ejecutaría "Total Desaster", "The Butcher Strikes Back" y "Bestial Invasion", siendo esta última con la que cerrarían el concierto en medio de un brutal slam, cuellos a punto de quebrarse por el frenético headbanging y casi toda la audiencia bañada en mareas de sudor y en éxtasis total.

Al final nadie pidió más, ya que la banda dejó satisfechos a todos.

No es una revista, es un movimiento.