121602
Descartes a Kant en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris

Descartes a Kant en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris

Verónica
Galicia

26/Nov/2017

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Teatro de la Ciudad

El Esperanza Iris como casa de muñecas: Descartes a Kant.

El Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, llamado así por la famosa actriz mexicana del mismo nombre, se convirtió ayer en una casa de muñecas, pues albergó la presentación de Descartes a Kant, una agrupación jalisciense con tintes inciertos, pero con un talento innegable. Es difícil encasillar su sonido, pero los presentes avalaron el gran espectáculo que brindaron.

Los asistentes a la cita presenciaron los visuales, relatando las etapas bizarras del amor; con cautela, la banda saltó al escenario con “Sérotonine”, las artistas usaron vestidos de muñeca en rosa y azul; con “Lovely Lips” y “Motion Picture Dream Boy” el ambiente se prendía de a poco y fue notable que era casi un pecado tener a la gente en sus asientos, pues la música los rebasaba. Este primer capítulo de la presentación se destacó por la potencia vocal, lo bizarro y los bailes extraños, con un waltz muy peculiar, usando las típicas máscaras de gas que caracterizan al Victims of Love Propaganda.

Un pequeño respiro para dar paso al capítulo dos, la etapa del desencanto, donde aseguran que “la gente no se enamora, solo se apega”. El sonido predominante del violín en “Apricot Dream”, los vestidos en negro de las dolls y los movimientos acartonados con intención, dieron una representación completa que se coronó con “Until The Day We Die” y su la coreografía, seguida de “You Assfucked My Heart” y “Suppertime Rules”, con lo tóxico en las mismas máscaras de gas, como símbolo del amor nocivo moderno.

La expectativa que las Descartes generaba tras cada canción fue impresionante, los asistentes al recinto vieron como, tras el capítulo tres “El Final de los Tiempos”,  los desenlaces amorosos siempre son decepcionantes. El suspenso que se sintió en “Crime Scene”, con escenografía acorde, movimientos coordinados y la ruptura de las dualidades de género. La noche se terminaba con “The Science of Break-Up”, una burla a la parte narcisista de la música y sesiones de rock potente.

El encore vino tras un descanso, un respiro necesario para acomodar la escenografía para la representación de “Descartes”, una puesta con sonido local tétrico y las cantantes en vestidos de encaje bailando tap, un diván y los recuerdos de la belle époque, el dramatismo rústico de aquellos bailes de can-can y un final abrupto, que terminó con el concierto lleno de visuales bizarros y se dedicó a la temática de Victims of Love Propaganda, olvidándose de sus predecesores Paper Dolls (2006) y Il Visore Lunatique (2012).

La presentación de la agrupación post modernista fue todo un éxito; la gente que se dio cita en el lugar salió abrumada por la puesta tan buena, el sentir común era de satisfacción y se les reconoció al final del espectáculo, con la típica ovación de pie en reciprocidad; parece ser que cada vez se suman más víctimas a esta propaganda del amor.

FOTO:

Verónica
Galicia

No es una revista, es un movimiento.