59274
Cynic y Dark Lunacy: Música de culto en honor a los muertos

Cynic y Dark Lunacy: Música de culto en honor a los muertos

Cortesía
de @EyescreamProds

01/Nov/2014

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Circo Volador

Artista(s)

Era la noche previa al día en el que se le rinde honor a la muerte y a nuestros muertos,  por lo que no hubo mejor preámbulo que una sesión de dos bandas que transitan por los caminos de la música de culto. La primera, Dark Lunacy, con un regreso al país que le ha abierto los brazos de un modo sorprendente, inclusive mejor que en Italia, su país de origen; y la segunda, Cynic, que han ocupado un lugar en lo más alto de la cima prácticamente desde su primer álbum, auún cuando estuvieron alejados de los escenarios por más de diez años.

Con The Day Of Victory bajo el brazo, álbum con el que consolidaron su veta death metal y su gusto por la temática rusa, Dark Lunacy subió a las tarimas de un Circo Volador que, aunque los recibió con emoción, eventualmente pareció dividirse entre quienes se decantaban por el death melódico y sinfónico de los italianos, y quienes esperaban con ansías el virtuosismo y experimentación de Cynic.

A pesar de ello, Lunacy gozó de una muy buena aceptación por parte del público mexicano, cuyas voces se unieron en más de una ocasión para entonar esos coros característicos de la música de los europeos. Sonaron así “Stalingrad”, “Through The Non-Time”, “From the Don to the Sea”, en la que destacaron los coros emulando el canto del ejército ruso, y por supuesto los clásicos “Dolls” y “Aurora”.

Tocaba el turno de Cynic y el Circo Volador pareció adquirir otro matiz, pero sin perder la energía que se ganó con la banda previa. Las luces iniciaron un juego distinto y bajo ellas apareció Paul Masvidal con su ya clásica forma de sostener su guitarra y una máscara cubriéndole el rostro.

El set abrió con “True Hallucination Speak”, primer corte de su último LP, Kindly Bend to Free Us, y tras ésta, los originarios de Florida hicieron un recorrido por toda su discografía: “Evolutionary Sleeper”, “Carbon-Based Anatomy”, “Veil of Maya”, “The Space for This”.

En su última placa, Cynic pareció hacer a un lado los riffs pesados y otorgarle un lugar preferente a los sonidos derivados del jazz y el rock progresivo. Sin embargo, en vivo su postura es distinta y las interpretaciones del nuevo disco parecen tener un tono más heavy, lo cual sin duda se agradece.

A diferencia de la gira anterior, la alineación que Cynic presentó en esta ocasión es lo más cercano que se tiene a la formación clásica, pues además de Masvidal en la delantera y Sean Reinert en la batería, Sean Malone fue el encargado de hacer vibrar las cuerdas de un virtuoso bajo y el siempre exótico chapman stick. Maravillosa sorpresa sin duda alguna, si consideramos que los tres son unos genios detrás de sus respectivos instrumentos.

Al final poco importó que la naturaleza de ambas bandas pareciera incompatible. La música ejecutada fue lo suficientemente efectiva que la noche sirvió como un perfecto preámbulo para la celebración de día de muertos. Un honorable culto para quienes ya no están entre nosotros.

REDACCIÓN:

Joel
Sebastián

FOTO:

Cortesía
de @EyescreamProds

No es una revista, es un movimiento.