Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

154262
Babasónicos en el Auditorio Nacional

Babasónicos en el Auditorio Nacional

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Auditorio Nacional

Artista(s)

La calma después de la tormenta con Babasónicos en el Auditorio Nacional.

Cada 19 de septiembre es un día complicado en la Ciudad de México, entre simulacros, supersticiones y el temor latente del desastre. Un concierto siempre es un buen espacio para apaciguar los ánimos y este 2019, en el día del aniversario de los sismos en la capital, Babasónicos nos dio dos horas de catarsis y emociones en el Auditorio Nacional.

A las 20:00 H salió Salvador y el Unicornio al escenario con una vestimenta reminiscente a aquellas del Sgt. Pepper a calentar el escenario con temas rock pop con un toque folk y ritmos latinos como “Carolina”, “Agua de coco” y “Calma”, esta última a dueto con Silver Rose, también conocida por formar parte de Ruido Rosa.

Para cuando finalizó su acto de media hora, el Auditorio se encontraba a menos de la mitad de su capacidad –quizás consecuencia de la incesante lluvia y el tráfico afuera-, pero puntuales a las 21:00 H, Babasónicos dio inicio a su concierto con “Ingrediente”, extracto de su más reciente material, Discutible.

Siete músicos salieron a escena con Adrián Dárgelos en medio y sobre la plataforma localizada frente a la pantalla principal, la cual también contaba también con las secciones de percusiones, bajo y sintetizadores. Portaba un atuendo reminiscente a Frodo de El señor de los anillos y un look de ermitaño con su barba prominente y cabellos largos y blancos.

A pasos pequeños

Es un inicio delicado con temas suaves, suenan “En privado”, “Bestia pequeña” y “Vampi”. “El loco” es el primer tema de la noche que pone de pie a todo el Auditorio Nacional, en esos momentos ya casi al tope de su capacidad. Para “Pijamas” se despliegan una serie de luces multicolor y los ánimos se levantan, el público está completamente enganchado, bailando y cantando, actitud que continúa con “Sin mi diablo” y “La lanza”.

Con “El colmo” llega uno de los momentos más emotivos y coreados de la noche. Los temas nuevos tienen una recepción mixta, durante algunos más lentos y sosegados como “Adiós en Pompeya” muchos aprovechan para sentarse o ir al baño, mientras que “Trans-algo” y “Teóricos” de sonido más movido tienen una acogida más cálida y algunos coros por parte del público.

En su más reciente álbum ciertamente tienen un papel más predominante los ritmos electrónicos y los sintetizadores, lo cual en vivo se traduce mucho mejor que en estudio y brinda variedad a su paleta sonora. Especialmente el tema “La pregunta” genera un momento de trance colectivo con su vibra misteriosa  aderezada por visuales psicodélicos de fondo.

Hay Babasónicos para todos

En general, Babasónicos mantiene un buen balance entre lo nuevo y lo viejo, canciones obligadas como “Irresponsables” siguen causando furor en el público que canta cada nota y emocionan desde sus primeros acordes. “Y qué” y “Putita” tampoco pueden faltar y más adelante despliegan su característico sentido del humor e irreverencia lírica y “Sobre la hierba” causa que los más nostálgicos no puedan evitar correr hacia el frente del escenario para bailar y tomar videos.

Fue un acierto el colocar “Desfachatados” y “Pendejo” una tras otra en el setlist para hacer brincar a los espectadores con sus ritmos que nos remontan al cine western. A su vez “Cretino” y “Orfeo”, los temas más roqueros de Discutible hicieron una dupla ganadora.

“Hacerte mi putita, probar tu galletita, con toda devoción”, corea el Auditorio en medio de una luz anaranjada rumbo a la recta final. Le siguen “Los burócratas del amor” y la romántica “Risa” para bailar lento, “Fan de Scorpions” es reconocida y bienvenida por los fans más acérrimos y llega el turno de “Carismático” y “Yegua” para cerrar con broche de oro.

Las despedidas nunca son fáciles

La banda pudo hacer su salida triunfal ahí, pero en breve regresó para tocar dos canciones más: “Cuello rojo” y “El maestro”, no sin que antes Dárgelos dirigiera unas palabras de duelo por los sismos que azotaron la ciudad en esta fecha, fue prácticamente lo único que dijo en toda la noche además de sus continuos agradecimientos al público.

Fueron dos horas de música -con tres descansos breves- que se fueron volando y que incluso se sintieron insuficientes para una banda con una trayectoria de casi tres décadas. “Puesto”, “Los calientes”, “Deléctrico”, “Microdancing” y muchas otras canciones no cupieron en su extenso setlist y dejaron con ganas de más.

Adultos que crecieron con la banda llevan a sus hijos a compartir la música que los ha acompañado por tantos años y jóvenes siguen descubriendo las canciones de Babasónicos que siguen sonando actuales y sobre todo auténticas. La lluvia ha cesado afuera del Auditorio mientras muchos corremos entre los charcos para alcanzar metro y evitar las altas tarifas nocturnas de otros medios de transporte, pero los de Buenos Aires hicieron mejor la noche de un día difícil.

No es una revista, es un movimiento.