Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

76613
Outside Lands: Día 2

Cobertura especial desde Outside Lands

Para el segundo día de actividades de Outside Lands 2015, la dinámica fue distinta; el equipo de Indie Rocks! llegó al Golden Gate Park por Haight-Ashbury, el legendario barrio de San Francisco que en los sesenta fue el epicentro del movimiento hippy y el verano del amor. Esto implicó una extensa caminata, pero eso no importó gracias a la comodidad de las botas de Timberland.

El paseo es altamente recomendable para los amantes de la música ya que el vecindario conserva su vibra bohemia, muchas tiendas de discos, boutiques de ropa vintage repletas de cosas de los sesenta, arte callejero con alusiones al movimiento hippy y más de un personaje exótico. Además llegar por lo que Hunter S. Thompson llamaba “Hashbury” significa recorrer una parte distinta del hermoso Golden Gate Park. Si sus árboles hablaran, seguro nos contarían historias sobre Janis Joplin

Ya en el parque se notaba más gente que el día anterior. El espíritu relajado y sin poses era el mismo, pero debido al clima ahora había menos chicas en shorts. De la primera parte del día hay que recalcar la actuación de Twin Peaks, Unknwown Mortal Orchestra y Mac DeMarco, quien tiene una deuda pendiente con los mexicanos. Los Cold War Kids tuvieron gran aceptación en el escenario principal y la voz de su vocalista Nathan Willet sonó perfecta mientras cantaba temas de su disco Hold My Home. De ahí gran parte de los asistentes corrió al escenario Sutro a escuchar a Angus & Julia Stone que tuvo una presentación un tanto gris.

Luego había que volver al escenario principal para saciar la curiosidad por Billy Idol, quien a sus casi 60 años se conserva físicamente muy bien. Cuando comenzó a sonar “Dancing With Myself” hasta el más escéptico corrió a bailar. Sin embargo la voz de Billy se escuchó un tanto gastada y se salvó gracias a la ayuda de unos potentes guitarrazos. Idol también tocó “Money, Money”, “In the Midnight Hour” y un espantoso cover de “L.A Woman” de The Doors para el cual cambiaba la frase principal por “San Fran woman”. Ray Manzarek debe haberse estado revolcando en su tumba.

Luego de la nostalgia de Billy Idol había que elegir entre Ben Harper & The Innocent Criminals y Tame Impala. Lo siento Ben… Con el atardecer de fondo, Kevin Parker y compañía aparecieron en el escenario. A pesar de que sus luces no lucieron del todo porque aún era de día, sí ayudaron a crear una experiencia sinestésica. La banda abrió con “Let It Happen” y la interacción con el público la hizo Jay Watson ya que Parker se limitaba a dar las gracias y por momentos tocaba de espaldas. También sonaron “Elephant” y “Eventually”. Finalmente Parker se decidió a hablar y preguntó si estaban listos para cantar, a lo que luego agregó que decir eso era cursi pero que a veces había que ser cursi. Con esa presentación empezó a sonar “Feels Like We Only Going Backwards”. Parker también dijo que en la mañana estaba de malas, pero que al ver ese público tan hermoso se le había quitado.

Una vez que los australianos terminaron fue momento de ver a The Black Keys y su cátedra de rock con rolas como la sexy “Howlin’ For You”. Ya que su actuación se empalmaba con la de Kendrick Lamar hubo que correr a ver qué ofrecía el rapero quien desde el inicio advirtió que esto no era un concierto sino una fiesta y cantó temas como la famosísima “Bitch Don’t Kill My Vibe”.  Su actitud entre arrogante y divertida fue el ingrediente perfecto para cerrar un día ecléctico lleno de buena música.

Continúa esta cobertura con la reseña y galería del primer y tercer día.

No es una revista, es un movimiento.