191524
Olympic Black: La efervescencia como única respuesta

Olympic Black: La efervescencia como única respuesta

21/Sep/2021

Sonidos para sentir que todo estará bien.

Cada sutil diferencia en nuestros contextos desemboca en cambios radicales dentro de nuestra forma de ver el mundo, cada pequeño evento nos afecta cíclicamente llevando aquello que somos en direcciones a penas predecibles; una vida es tan única como el individuo que la vive. Es por ello que los eventos globales tienen una relevancia abrumadora, ya no sólo para nuestra realidad personal, sino para el estatus general que imponen al sentir de todos y cada uno. Olympic Black describe a la perfección lo emocionalmente demandante que fue (y aún es) la emergencia sanitaria, concluyendo con lo único que realmente queremos escuchar: “todo estará bien.”

Olympic Black (01)

Luis López, Cote Ibacache, Benjamín Caro y Cristian Cabezas han estado llenando de indie fizz la escena musical de Santiago de Chile desde 2018, ganándose un lugar entre el mar de sonidos sudamericanos a base de melodías eléctricas, guitarras pop y chispazos de intensidad rítmica.

El cuarteto debutaría a finales en octubre de 2018 con About a Dream, EP de intenciones claras tiradas al indie rock pop, sin temor a introducirnos en pasajes acústicos y soft psych espontáneo. La lista de motivos expuestas en este primer material terminaría de pulirse hasta encontrar un punto dulce en los cinco tracks de Mix-Tape Quaratine, corta duración lanzado a mediados de 2021 bajo el sello Red Poncho.

El más reciente material de Olympic Black, producido, grabado y mezclado por los mismos Caro y López con master a cargo de Enzo Nitor, entrega una oleada de efervescencia sonora envuelta en guitarras soft ambient, baterías al dente y un salto considerable en los terrenos de producción. Sin mencionar el fantástico juego de melodías vocales sobre las que sustenta el EP, recordando a bandas como Phoenix, Passion Pit, Foals o Local Natives.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de (@olympicblackband)

La banda encuentra no solo un sonido bien logrado en Mix-Tape Quaratine, también expone un discurso tan íntimo como compartido hablando sobre el desgaste interno a dos años de pandemia, brindando una respuesta no desde la lógica jurada sino desde el alivio efervescente encontrado entre la tormenta. Hemos pasado por tanto y llegados a este punto lo único que queda es seguir, inhalar, exhalar y seguir.

No es una revista, es un movimiento.