79801
'In Utero' de Nirvana cumple 27 años

'In Utero' de Nirvana cumple 27 años

De la rabia adolescente, al final inesperado con el In Utero de Nirvana.

Teenage angst has paid off well, now I'm bored and old”, la primera línea del primer tema del tercer disco de Nirvana denotaba el sentir de Kurt Cobain al respecto de su mote de celebridad, de mesías forzado, de salvador sin querer, de estandarte de una generación deshecha. La fama y la fortuna habían hecho que los integrantes de la banda incluso vivieran en diferentes ciudades antes de volver al estudio. Todo había cambiado al respecto de los 600 dólares que costó Bleach y los millones que les había saldado en regalías Nevermind.

En esencia In Utero encierra fascinaciones literarias con El Perfume de Patrick Süskind, inspiración del tema “Scentless Aprentice” hasta la influencia de William Burroughs (Kurt quería que el escritor apareciera crucificado en el video de “Heart-Shaped Box”), referencias sobre enfermedades y obsesiones como el cáncer, la anatomía de un ángel en la portada y esa extraña coincidencia de ilustrar con fetos el arte del disco en espera del nacimiento de Frances Bean. El cantautor ofrecía en este material su lírica más directa, sus pesares más siniestros y sus recuerdos más difíciles como la separación de sus padres.

Nirvana

Desde que escuchas “Serve the Servants” por primera vez distingues ese sonido tan diferente al respecto de todos los discos que se hicieron en aquella época en la que Nirvana dominaba al mundo. “REM con fuzz” fue como definió Steve Albini a la banda cuyos integrantes al momento de comenzar grabaciones le parecieron unos farsantes, pero al pasar de los días entre experimentos con pedales de efectos de guitarra, voces sin tanto doblaje como el estilo Butch Vig y la sonorización de la batería de Dave Grohl cuya reverberación recuerda a lo que lograba Jimmy Page ubicando micrófonos tan cerca de los pedales de John Bonham que incluso se escuchaba el rechinido del pedal. Dos semanas bastaron para que In Utero mutara de una forma extraña al respecto de las anteriores grabaciones dando como resultado el rechazo primigenio de su disquera y la sorprendente acogida de los fans y la crítica.

Asperos riffs y cambios de cadencia como en “Frances Farmer…”, reminiscencias punk como “Very Ape” y “Tourette’s”, poéticas y tenues elegías introspectivas como “Pennyroyal Tea” y “All Apologies”, la complejidad instrumental de “Radio Friendly Unit Shifter” demostraban la madurez del conjunto, la furiosa y rasposa voz que denotaba agonía aunque nadie pensaba que sería el final, el futuro musical para Nirvana era bastante alentador, 27 años después todos conocemos el triste desenlace.

No es una revista, es un movimiento.