Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

115086
El día que Bob Dylan traicionó al folk

El día que Bob Dylan traicionó al folk

Hoy se cumple un año más de la polémica presentación de Bob Dylan en el Newport Folk Festival.

El músico de Minnesota inició su carrera a principios de los sesentas, convirtiéndose rápidamente en uno de los pilares de la música de protesta junto a Joan Baez y Phil Ochs, sobre todo por temas como “The Times They Are A-Changin'” y “Blowin’ in the Wind”. Sin embargo este movimiento limitaba mucho el proceso creativo del cantante, por lo que inició a ampliar sus horizontes, derivando en uno de los sucesos más extraños en la historia de la música.

Una tarde de sábado, el 25 de julio de 1965, durante el Newport Folk Festival, Bob Dylan salió al escenario acompañado de Mike Bloomfield y Al Kooper, entre aclamaciones y abucheos. Ese día se esperaba que el cantautor regresara a sus raíces por la misma esencia del evento, pero sin importarle el público conformado por jóvenes idealistas, este decidió dar su primer concierto con guitarra eléctrica.

Muchos han dicho a través de los años que -a pesar de que todo inició con reclamos- pronto Dylan encantó por su nuevo sonido que contaba con canciones como "Mr. Tambourine Man" y "Subterranean Homesick Blues", pero no fue así. La mayoría de los asistentes lanzaban botellas y expresaban su rechazo en todo momento llamándolo Judas, pues había traicionado al folk para convertirse en otro músico de rock.

No solo el público se opuso al cambio de Bob Dylan, también artistas dentro del género como Dave Van Ronk y Judy Collins. Además de que la relación que tenía con su amiga y amante Joan Baez fue deteriorándose. Incluso se rumora que ese día Pete Seeger estuvo a punto de cortar los cables de energía con un hacha.

Cabe mencionar que la Fender Stratocaster del 64, con la que el músico dio su controversial presentación, se subastó hace un par de años por 965.000 dólares.

No es una revista, es un movimiento.