Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

150575
A 10 años de 'Lungs' de Florence and the Machine

A 10 años de 'Lungs' de Florence and the Machine

El respiro que la música británica de la primera década del 2000 necesitaba.

Cuando Florence Welch, con 23 años de edad, grababa las primeras versiones de su primer EP llamado Kiss With a Fist con su antigua banda de jazz en el 2007, jamás imaginó que dicha canción sería parte de un álbum trascendental en su época y que marcaría un antes y un después de su carrera. Lungs (pulmones en español) permitió descubrir la voz mezzosoprano que la británica ofrecía al mundo y darnos apertura hacia sonidos poco explorados por cantantes de indie rock hace 10 años. Está de aniversario.

Tambores, arpas, chelo (entre otros instrumentos) y cuatro productores diferentes (Paul Epworth, James Ford, Stephen Mackey y Charlie Hugall) fueron la máquina que impulsó a una propuesta que se diferenciaba por completo de Yeah Yeah Yeahs, Camera Obscura o The xx, bandas indie rock que en el 2009 sacaron It’s Blitz, My Maudlin Career y The xx respectivamente. Lungs nos remonta a la época victoriana, con elementos fantásticos y góticos que son vintage pero inventivos a su vez. Nos enseña el trabajo artístico del vocalista de The Maccabees, Orlando Weeks, al fabricar los pulmones de cuero que aparecen en la tapa. Nos presenta temas como la violencia, el desamor y la muerte, tópicos que eran recurrentes en cantantes de su país, Inglaterra, como Adele, Amy Winehouse o Lily Allen, pero que no eran recibidos, procesados y ejecutados como solo Florence Welch lo sabe hacer.

Es así que, con una bienvenida de arpa, nos presenta como primera canción del álbum a "Dog Days Are Over". Es una especie de vaticinio a lo que vendría con esta producción, al ver que la consagración vendría (los días perros se acabaron dice en español). Palmas y tambores acompañan a esta composición hecha por ella y su mejor amiga, Isabella Summers. "Rabbit Heart (Raise It Up)", segunda canción, iba a ser de temática alegre, como lo menciona Florence en una entrevista, pero terminó contando sobre el sacrificio como parte de un ritual. Unos pies retumban en el piso en "I’m Not Calling You a Liar", mientras que el arpa acompaña a su voz como un susurro. Ella ruega ser amada, a pesar de que esto pueda conllevar a la violencia. En "Howl" se percibe la experiencia sexual con el ser amado. El éxtasis la llama para atraparse a sí misma en un juego que va más allá de la seducción.

Es con "Kiss with a Fist" que el álbum llega a un gran paréntesis, al ser más punk rock y con menos relación a las demás canciones. Si bien descuadra lo avanzando, no es mala. "Girl With One Eye" es más blues y jazz. Estos géneros no son el punto más fuerte de la artista, pero lleva su registro vocal de manera aceptable. "Drumming Song" es una de las canciones más destacables del álbum. A la británica le va mucho mejor con los instrumentos de percusión, que el escucharla se vuelve una experiencia cómoda y fresca. "Escucha los tambores, escúchame para descubrir cómo me siento" parece decir.

"Between Two Lungs" nos lleva al desamor y nos encierra entre pactos en la oscuridad. Lo mismo sucede con "Cosmic Love", otra de las canciones más recomendadas del álbum. Las vibraciones que hace con su voz captan la atención. Las arpas ayudan a situarnos en un bosque por la noche. "My Boy Builds Coffins" nos habla de la muerte de una manera particular. Cuenta la historia de un chico que hace ataúdes que le entristece saber que todo su trabajo terminará bajo tierra. "Hurricane Drunk" es de corte más gospel. Aquí, Florence asocia el hecho de beber y de encontrar ahí el consuelo para enfrentar al mundo. Quiere acabar con lo que le haga entristecer. Con "Blinding", uno de los productores tuvo que proyectar una gran luna en la pared y anotar las palabras que la artista murmuraba mientras se encontraba recostada en el suelo viendo la imagen. El desamor la sigue rodeando.

La penúltima canción nos demuestra que no hay mejor cover que el hecho por ella con "You've Got the Love". Esta versión, cantada originalmente por Candi Staton, tiene un estilo diferente. Es menos disco y más fantasía. "Falling" refleja el creer que se puede volver a intentar, luego de fallar en el amor una y otra vez. Aquí, su voz frágil, los coros que se vuelven celestiales y el arpa es todo lo que se necesita para que sus pulmones descansen. No hay duda que hace 10 años, su voz fue el respiro de la música británica. Con su máquina logró que Lungs sea la producción del 2009 de mayor venta para un artista alternativo, lo convirtieron en el mejor disco del 2009 en los Brit Awards, lograron el número uno en la lista del Reino Unido, y hasta obtuvieron disco de oro y platino en países como Canadá y en toda Europa. Ella y su máquina. Una máquina que no se detiene hasta hoy.

No es una revista, es un movimiento.