Log In

Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

143130
‘It’s Blitz!’ de Yeah Yeah Yeahs cumple 10 años

‘It’s Blitz!’ de Yeah Yeah Yeahs cumple 10 años

Meses previos a su décimo aniversario, Yeah Yeah Yeahs integró la última pieza del rompecabezas: It’s Blitz!.

Durante los últimos días de septiembre de 2010, Karen O, Nick Zinner y Brian Chase estuvieron rodeados por las personas que formaron parte de la primera década de Yeah Yeah Yeahs. El 22 agradecieron a sus fans por apoyarlos desde que fueron teloneros de The White Stripes –¡Está jodido lo increíbles que son!– y el 27 apagaron las velas de un pastel de tres pisos mientras sus familiares y amigos –entre ellos Jon Spencer, The Strokes y TV on the Radio– cantaban ¡Feliz cumpleaños YYYs!

(***) 

Para la mayoría de las bandas, alcanzar la primera década es algo imperceptible. Cada aniversario parece el primer concierto o al menos eso se entiende con las respuestas que se dan a la prensa. “Crecimos y aprendimos tanto que no nos hemos dado cuenta que llevamos 10 años en este negocio. Hasta hace poco, éramos solo un grupo de aficionados tocando en x o y bar de x o y ciudad”.  

No obstante, YYY siempre se movieron en dirección opuesta. Para Karen, Nick y Brian, el paso de 365 días se traducía en una suma doble. No es que se arrepintieran de su trabajo con Fever To Tell (2003), que les molestara escuchar “Maps” en las radiodifusoras o que estuvieran hartos de preguntas que (únicamente) alimentaran el entorno de las celebridades. 

Para el trio neoyorkino, los meses posteriores a Show Your Bones (2006) demostraron lo que era perceptible desde la grabación del primer sencillo (“Gold Lion”): Una crisis de confianza e identidad ocasionada por los aplausos por parte de DIY Magazine, el reconocimiento de Fever To Tell y Show Your Bones en la lista de los 50 Mejores Álbumes de la Década y su descripción como una banda de culto –lo que sea que eso signifique– con récords de ventas.

“Al principio podíamos cometer errores. Todo comenzó cuando la gente empezó a tomarnos en serio”, Karen O durante una entrevista con Huck en junio de 2009. 

Desde el punto de vista de la frontwoman de YYY, mantenerse en la sombra –es decir, con sus presentaciones en bares underground de Nueva York y los coros de “Mystery Girl”– les dio oportunidad de preservarse a sí mismos. Su trabajo no estaba condicionado por exigencias de la industria y tampoco por el miedo de no cumplir con las expectativas de todos aquellos que habían celebrado su nominación a los Grammy de 2004 y 2007. 

Posted by Yeah Yeah Yeahs on Thursday, February 12, 2009

Ni el trinomio goth-nerd-party punk girl de Fever To Tell, ni el sonido de Show Your Bones. 

Sin acaparar espacios en NME o SPIN con rumores de una separación, YYY decidió darse un tiempo. Karen se mudó a Los Ángeles y las visitas entre Brian y Nick fueron menos frecuentes a pesar de que ambos permanecieron en la misma ciudad. 

El silencio después del lanzamiento del EP Is Is (2007) , se tradujo en formas personales de lidiar con la entrada a la edad de los 30. Nick organizó su tiempo entre la fotografía y colaboración en el álbum debut de N.A.S.A.; Brian dedicó su tiempo a recordar sus hábitos musicales al lado de Emily Manzo Karen optó por considerar su nuevo hogar como “un desierto que funcionara a manera de espejo para encontrarse a sí misma”. 

“Los espacios entre los álbumes probablemente tienen que ver con el ritmo de nosotros mismos. Creo que el problema es que, una vez que comencemos, podemos encontrarnos con un círculo vicioso de dudas y luego de la euforia”. 

Posterior a asimilar de una manera diferente sus referencias con The Strokes e InterpolYYY anunció su regreso con un tercer álbum. Bajo el título deIt’s Blitz! –mismo que fue revelado en enero de 2009–, Orzolek, Zinner y Chase recalcaron que el material estaba constituido por líneas que podrían parecer opuestas, pues sus temas serían todo lo que se esperaría de la banda y, a la vez, marcarían diferencias con sus trabajos anteriores.

“¿Regresamos a nuestras raíces y escribimos algo similar a Fever To Tell? No. Miramos en retrospectiva y optamos por la velocidad ¿Cómo suena? No se parece mucho a lo que han escuchado ¿Suena como YYY? ¡Apuesten! Hemos estado trabajando muy duro con la intención de hacerlos lo más feliz posible. GET PSYYYYYYYYYYYYCHED!!”, Mensaje replicado por el blog de Best News a principios de noviembre de 2008.

(***)

Si se tuviera que elegir una canción que resumiera la esencia de It’s Blitz! definitivamente sería “Shame And Fortune”, ya que de manera implícita, sus coros resaltan los elementos que integraron una nueva etapa de Yeah Yeah Yeahs: la confianza, el control y –lo que Karen calificó como– un estilo de democracia china basado en el enunciado de “Si todos pensáramos lo mismo, sería demasiado aburrido”. 

Además de establecer una rutina distinta de trabajo y organización, la relevancia de It’s Blitz! se reflejó en la ruptura de hábitos: Karen y Brian sacaron ventaja de las compras de Nick en eBay y los tres fueron más compresivos con un género que rechazaron en sus primeros años. 

Posted by Yeah Yeah Yeahs on Saturday, May 5, 2018

Durante una entrevista con Niall O’Keeffe, Nick Zinner y Brian Chase reconocieron que en la etapa de It’s Blitz! la adopción de instrumentos con los que no habían experimentado fue clave en el sonido. “Cuando Nick hizo la compra en estado de ebriedad –Drunk eBaying– jamás pensamos que el teclado se convertiría en una herramienta y un dispositivo que nos ayudaría a deslindarnos de costumbres musicales con las que cargamos”. 

Por otra parte, “Hysteric” y “Zero” fueron las canciones que dieron cuenta de la integración de elementos del pop. En el caso de “Zero” fueron el diseño de vestuario de Karen y los rincones de San Francisco los rasgos que demostraron los cambios de actitud de la banda. “Desde que era niña, quise una chaqueta de cuero que se pareciera a la de Michael Jackson en el video de ‘Thriller’. He intentado incorporar elementos de la cultura pop que eran venerados cuando era más joven”. 

Coco Beware y la atmósfera del bar The Stone.

Desde la visión de Brian Chase, It’s Blitz! fue un proceso de reconocimiento individual y grupal. Bajo una fórmula que conjuntó la apertura de mentalidad y de emociones, el baterista explicó la composición de los 10 temas del álbum. “Es importante encontrarse a uno mismo en nuevos contextos, con una nueva configuración y con nuevos parámetros para explorar otras rutas”.

La admiración de Nick Zinner por las propuestas musicales de Judith Berkson y BIG A little a se fusionaron con experiencias personales de la banda y dieron como resultado que “Runaway”“Little Shadow” y “Skeletons” oscilaran entre el placer y desamor. 

Para Karen –quien siempre quiso mantener las líneas discursivas de “Date With The Night”, “Warrior” y “Turn Into”– componer desde escenas sencillas era una forma de privilegiar la interpretación. 

“’Runaway’ fue inspirada por un gatito callejero que adoptamos en Texas. Quisimos abordar las contradicciones la constancia de mantenerse en movimiento y buscar el lugar al que pertenecemos”, Nick Zinner para NME. 

¿Qué haría EL FILÓSOFO en una situación como esta? 

Además de ser el álbum que dio continuación a la carrera musical de YYY en un momento difícil, It’s Blitz! se caracterizó por la duración del proyecto, ya que este comenzó con la composición de “Dull Life” a finales de 2007. 

Durante los meses siguientes, la banda administró su tiempo entre las sesiones en Sonic Ranch y las reuniones con Urs Fischer. Sin tomar en cuenta los imprevistos que puede causar el Internet –entre ellos Kanye West subiendo una canción a su sitio web–, YYY brindó detalles a Rolling Stone: El álbum se estrenaría a mediados de abril de 2009 y sorprendería a las y los fans con una portada que similar al artwork de Sonic Youth.  

No obstante, el 4 de marzo de 2009 anunciaron en su página oficial que el lanzamiento de It’s Blitz! sería en esa misma semana, ya que para entonces el álbum estaba circulando en Internet.

“El gato salió de la bolsa después de que It’s Blitz! Escapó de nuestras garras y se fue a un mundo terrible la semana pasada. ¿Por qué algunos deberían tenerlo y por qué otros no? (…) LAS FILTRACIONES NO SON DIVERTIDAS, pero están fuera de nuestro alcance”.

Al describirse a sí mismos como miembros de la old school que se quedaron atrapados en el 2003 y como poco entusiastas de la tecnología, YYY tuvo conocimiento de la filtración gracias a una llamada telefónica de Bradford Cox (Deerhunter). “Teníamos las cosas planeadas para una fecha, queríamos que se emocionaran y –sobre todo– que todos lo tuvieran al mismo tiempo”. 

Si bien, el trío se asumía como amateur en la tecnología –en ese entonces Karen aún tenía como fondo de pantalla el diseño de fábrica–, el regreso (anticipado) no podía quedar solamente en palabras. Anexo al comunicado de prensa, YYY colgó un videoclip que funcionó a manera de trailer para el decálogo de It’s Blitz! en dicho audiovisual, la presentación estuvo a cargo del filósofo, uno de los cuatro personajes de la colección de videos “SNAKESWEAT”.

LUV YYY’s

Pese al caos ocasionado por las reproducciones ilegales de “Dragon Queen” y “Soft Shock”, It’s Blitz! se posicionó como el mejor álbum de Yeah Yeah Yeahs. Las críticas de SPIN, The Guardian y Pitchfork coincidieron en que la banda había logrado una brillantez coherente que demostraba su capacidad para desarrollarse en los estándares de lo mainstream sin ser conducida por las exigencias de la industria. 

La satisfacción de las y los fans con It’s Blitz! se demostró con la variedad de remixes de “Heads Will Roll” y la energía en Boonaroo, Coachella y Camden Crowl al escuchar las primeras notas de “Skeletons”.

(***) 

Si bien para muchos de los que hemos seguido a YYY desde el trinomio ‘goth-nerd-party punk girl’, los temas de Fever To Tell y Show Your Bones fueron lo que nos hizo amar la música –de manera personal destaco “Warrior” y “Modern Romance”–, ignorar It’s Blitz! sería equivalente a no reconocer los elementos que marcaron la primera década de Yeah Yeah Yeahs. 

Al dar a conocer la noticia de su regreso, Karen O afirmó que con It’s Blitz! nadie extrañaría el viejo estilo. Tenía razón. 

El álbum y la banda jamás negaron la narrativa de “Black Tongue” o “The Sweets”, simplemente plantearon su trayectoria en otros términos: Una fusión entre los juegos de “Shame And Fortune”, el entusiasmo de “Zero” y el reconocimiento de nosotros mismos en “Dull Life”. 

No es una revista, es un movimiento.