170450
Sonoridad: The Shaggs, desafinando para crear un culto

Sonoridad: The Shaggs, desafinando para crear un culto

A finales del mes de julio llegó a las plataformas de streaming Shaggs' Own Thing (1982), la recopilación de demos de un grupo que no importa en qué momento lo busques en Internet, siempre lo encontrarás acompañado de la frase “la mejor peor banda de todos los tiempos”. Yo cada vez que la escucho encuentro una conexión con proyectos como Girlpool y Hinds, hay algo divertido, simple y directo, libre de pretensiones en sus primeros discos.

Grupo de culto e influencia de muchos con su sonido atonal, The Shaggs incluso ha sido catalogado como proto-punk, aunque su historia a puertas cerradas. No es precisamente un proyecto que surge con la perspectiva Do It Yourself, es producto del aislamiento y el aprendizaje alejado de cualquier influencia musical. Su historia es tan interesante, que incluso ya hay planes de convertirla en una biopic, aunque preferiríamos un documental que exalte su existencia lejos del mainstream.

En 1969, la pequeña población de Fremont en New Hampshire era un túnel del tiempo hacia la década de los 50, un tanto aislada de todo lo que sucedía en la música del resto de Estados Unidos. En ese contexto la ingenuidad e inocencia de The Shaggs tiene sentido, tocaban cada sábado ante un público infantil sus canciones sobre amor, gatos perdidos y ansiedades adolescentes. 

Según cuentan las leyendas, Austin Wiggin Jr. inició The Shaggs siguiendo una premonición de su madre un año antes, impidió que sus hijas fueran a la escuela y no les permitió escuchar música, pero al mismo tiempo las hizo practicar día y noche, aunque sin ninguna instrucción musical, de ahí lo atonal y la singularidad del ritmo de sus canciones. En 1969 grabaron su primer álbum, editaron 1000 copias y abandonaron el grupo después de la muerte de su padre en 1975.

 

The Shaggs es una de esas bandas que suman a la música protagonizada por mujeres a partir de la curiosidad y el culto, de ahí las diversas reediciones de su debut Philosophy of the World (1969) a principios de la década de los 80, a finales de los 90, su aparición en la recopilación Key From A To Z Universe Of Outsider Music (2013) e incluso el regreso de la banda en varias ocasiones, una de ellas en el 2017 para unirse a un festival curado por Wilco, Jeff Tweedy se había enamorado de la audacia y la simpleza de su música años atrás, mientras trabajaba en una tienda de discos.

La banda integrada por las hermanas Wiggins no es un producto de su época, no fueron parte del auge del merseybeat de los 60, donde diversas bandas integradas completamente por mujeres grabaron discos en pequeños sellos independientes. Siendo lo que eran, la primera ola de bandas exclusivamente femeninas, reflejaron una mirada masculina desde sus nombres: The She's, The Debutantes, The Models, The Belles, The Pretty Kittens, así se decidió comercializarlas, como una novedad, más no por lo que representaba el proyecto. 

The Shaggs no tiene la misma historia, incluso su regreso ha sido singular, a través de la recuperación de canciones guardadas con The Dot Wiggin Band, su debut Ready! Get! Go! (2013) fue editado por Jello Biafra a través de Alternative Tentacles, propició la primera gira de la vocalista y compositora Dot Wiggins a los 65 años.

No es una revista, es un movimiento.