65844
Una chica regresa a casa sola de noche

Una chica regresa a casa sola de noche

06/Mar/2015

Indie Rocks! presenció la aparición de una extraña chica vestida de negro en el autocinema del Centro Cultural Universitario. En una de las presentaciones especiales, FICUNAM y el Festival de Cine de Los Cabos hicieron alianza para presentar Una chica regresa a casa sola de noche.

¿Un western iraní de vampiros? No tiene mucho sentido, o ¿sí? Pero sin importar el concepto, esta película es una propuesta audiovisual exquisita. Hablada totalmente en farsi y con una fotografía en blanco y negro, Ana Lily Amirpour realiza su ópera prima mediante lo que parece ser un homenaje al cine.

De esta forma, la excentrica directora nos transporta a Bad City, una ciudad ficticia en Irán donde pasan cosas extrañas. Éste lugar alberga prostitutas, drogadictos, proxenetas y otras almas sórdidas. Aquí, ena solitaria vampiresa (Sheila Vand) acosa a los habitantes más desagradables, haciendo justicia por cuenta propia succionando hasta muerte la sangre de aquellos generan violencia y vandalismo.

Pero, ¿qué pasa cuando dos almas atormentadas se encuentran? Arash (Arash Marandi), un dealer al estilo James Dean conoce inevitablemente a nuestra chica. Ambos se reconocen como criminales y desarrollan empatía por el otro, creando una complicidad que los llevará a territorios desconocidos.

Esta historia de amor también resulta ser un sutil manifiesto feminista que llena la pantalla de romanticismo y artisticidad. La fotografía muestra diferentes géneros, desde el estilo gráfico de Frank Miller, pasando por el spaghetti western y la nueva ola francesa del cine, hasta el mítico vampiro que ha sido protagonista en las pantallas desde el siglo pasado.

La música también tiene mención especial, ya que con una fina selección de rock iraní y otras del mundo, los espectadores se sumergen en los momentos clave de la historia.

Una chica regresa a casa sola de noche se estrenó se estrenó en el Festival de Sundance 2014 y ha recorrido el mundo apremiando a su creadora como una revelación.

No es una revista, es un movimiento.