Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

41180
Prisoners: El infierno parental

Prisoners: El infierno parental

28/Ene/2014

He de reconocerlo, el género policial es una de mis debilidades. Se7en, concretamente, no es de mis favoritas. Del mismo director, sin embargo, Zodiac (2007) me parece una indiscutible obra maestra. Además de ser uno de los policiales más negros y frustrantes que he visto, con un final absolutamente perturbador y genial, representa el retrato único de una época tan tumultuosa como la nuestra.

Con Prisoners, tras leer las críticas, tenía las expectativas a la misma altura. La cinta es, sin duda, un viaje recomendado. El director canadiense Denis Villeneuve ya venía precedido del éxito de su Incendios (2010), basada en la obra de teatro de Wajdi Mouawad.

Prisoners es larga, meticulosa, y nos lleva, de la mano de las furiosas interpretaciones de Hugh Jackman y Jake Gyllenhaal, a un pantanoso terreno moral donde los humanos se despojan de todo y se convierten en bestias.

El apartado técnico (dirección, fotografía) es inigualable. La tensión es densa, la atmósfera oscura, te atrapa desde el comienzo y todo va descendiendo como una escalera de caracol hasta el centro duro y rabioso de un final imposible.

¿Hay algún problema? El guión es demasiado perfecto, todas las piezas encajan demasiado limpiamente. Lo interesante de Zodiac era precisamente esa frustración, ese final desconcertante, su potente ambigüedad, Donovan y su Hurdy Gurdy Man. El filme en cuestión, a través de unos brillantes giros de guión, también contiene ese extraño peso del desasosiego, que te va hundiendo la garganta poco a poco… Pero claro, Zodiac estaba basada en un caso real, ahí la diferencia.

No es una revista, es un movimiento.