33466
FOGO: Cine independiente mexicano

FOGO: Cine independiente mexicano

23/Sep/2013

Fogo

Yulene Olaizola

Norman Foley, Ron Broders, Joseph Dwyer

México / Canadá, 2012

Malacosa Cine

Hay obras que nacen del vacío, de despojarse de todo contacto y toda contaminación y exponerse a la nada. Ponerse en contacto con espacios sublimes que despiertan la sensibilidad inherente del ser humano y que agudizan el sentido de percepción del espacio que nos rodea, permitiendo interpretar lo que éste nos está diciendo. Todo tiene una voz y la labor del cine es interpretar la poética de los acontecimientos contra el espacio y exponer el punto de vista de un realizador; por lo menos esa es mi interpretación de Yulene Olaizola, cuyas obras –ficción y no ficción- documentan al ser humano en su espacio y logra transmitir la voz silenciosa del paso del tiempo.

Fogo es un filme que invita a la contemplación, de hecho, está basada en eso. Lleva por escusa la historia del desalojo y de cómo el tiempo se ha comido una sociedad impidiendo que sus habitantes permanezcan en ella. Unos cuantos, entre ellos el protagonista Norman, no se quieren ir pues sus recuerdos y cotidianeidad los ha arraigado a su surrealista isla canadiense. La isla de Fogo los acoge y los escupe, los va empujando lentamente a través de su geografía y su tiempo.

El peso del filme recae en la isla misma, en la poética del espacio; Fogo también es protagonista de la historia. La conocemos por la frialdad y su carácter inhóspito, percibimos los restos del hogar que alguna vez fue y ahora la vemos como una anciana que busca terminar en soledad sus últimos años. El agua está congelada, no hay comida y los árboles para fuego escasean. La muerte se huele en el aire que poco a poco se lleva el alma de sus habitantes también ancianos.

Fogo abre el espacio a la reflexión, mucho espacio. Uno se cuestiona sobre el pasado y como los recuerdos son elementos que nos arraigan. Habla sobre el dejar a un lado y seguir adelante. También reflexiona sobre el paso del tiempo en la isla, en los habitantes y en la pequeña comunidad que se degeneró con los años.

La importancia de esta obra no recae en la historia, ni en la dirección de los no actores, sino en la melancolía del paso del tiempo y la poesía, misma que Olaizola logra explotar con cada cuadro,  cada uno más poderoso que el anterior.

Fogo forma parte de la 2ª semana de Cine Mexicano Independiente que exhibirá la Cineteca Nacional del jueves 19 al domingo 29 de septiembre.

No es una revista, es un movimiento.