32228
Simple Simon: La bella complejidad de lo sencillo

Simple Simon: La bella complejidad de lo sencillo

05/Sep/2013

Simple Simon

Andreas Öhman

Bill Skarsgard, Martin Wallström, Cecilia Forss

Suecia, 2010

Naivee See

El Simon al que hace referencia el título del filme, o más bien, su traducción del original en sueco I rymden finns inga känslor, es cualquier cosa menos simple: padece síndrome de Asperger, por lo que no tolera el contacto físico con otras personas, es obsesivo-compulsivo y le gusta tener todo perfectamente planificado (y cronometrado), además de que prefiere comer y estar rodeado por cosas que sean redondas. También es un tanto egocéntrico y sus habilidades sociales son prácticamente inexistentes.

Cuando siente que algo anda mal o se siente amenazado, se refugia en un bote que ha sido acondicionado para parecer una cápsula espacial, desde la cual imagina ver el mundo desde fuera, donde la gente y los problemas han quedado muy lejos y el silencio y la aparente calma al “estar en órbita” le tranquilizan.

Es precisamente cuando tiene uno de estos episodios, y se encierra en su cápsula sin querer salir de ella, que su hermano Sam decide tomar cartas en el asunto y lo lleva a vivir con él en la casa que comparte con Frida, su novia. Desde luego, la convivencia con Simon no es nada fácil, y tras una serie de discusiones y pleitos, la novia de Sam le abandona.

La partida de Frida crea tensiones entre Simon y Sam, y este último comienza a hundirse en la depresión. Por su parte Simon, obsesionado por un detalle de entrada meramente egoísta (“Si Frida no está, ¿Quién lavará los platos?”) decide restablecer el orden en su vida y (de paso, aliviar la tristeza de su hermano) intentando primero que ella vuelva a vivir con ellos, y al no conseguirlo, se da a la tarea de diseñar toda una estrategia para encontrar una nueva novia para Sam.

Esta Opera Prima de Andreas Öhman es una divertida  y amable fábula cómica que presentada por primera vez en nuestro país gracias a la Muestra de Cine Sueco de la UNAM, parte de un tema relativo a las discapacidades y la tolerancia (y apoyado en muy buenas actuaciones), introduciendo una historia de amor filial entre dos hermanos, y de cómo su unión y comprensión logra hacerlos superar sus dificultades y seguir adelante, reinventando sus vidas y su relación en el camino.

Narrativamente, la película es muy atractiva, sobre todo en el rubro audiovisual; ya que el director decide recrear para el espectador (vía efectos especiales y diferentes apoyos visuales) la perspectiva imaginativa que habita en la mente de Simon. Por ejemplo, vemos su cápsula flotando entre las estrellas, orbitando  alrededor de la tierra, y sorteando lluvias de meteoritos o agujeros negros, que tienen una correspondencia directa con las experiencias que Simon percibe en el mundo real. Otro ejemplo, es modo en que identifica las emociones de las personas, al compararlas mentalmente con una serie de íconos que tiene en su cuarto, y que imagina cercanos a los rostros de la gente que ve en la calle.

Paradójicamente, la intensa y poco ortodoxa búsqueda de Simon (que le ayudará a entender mejor el mundo que le rodea) derivará en toda serie de divertidas situaciones, y tendrá un desenlace diferente al que él (y el espectador) pudiese esperar, pero tal vez mucho mejor de lo planeado.

No es una revista, es un movimiento.