32016
Sebbe: Buscando un camino a través del dolor

Sebbe: Buscando un camino a través del dolor

02/Sep/2013

Sebbe

Babak Najafi

Sebastian Hiort af Ornäs, Eva Melander, Kenny Wåhlbrink

Suecia, 2010

Film I Väst

Babak Najafi, cineasta de origen iraní y afincado en Suecia, nos ofreció en la muestra de Cine Sueco de la Filmoteca de la UNAM su Opera Prima, un desgarrador y duro relato sobre un adolescente y la hostil y desencantada realidad en que le tocó vivir.

Sebbe es un jovencito tímido, callado e introvertido, cuya vida no ha sido nada fácil: ha perdido a su padre, y su madre se ve obligada a trabajar como repartidora matutina de periódicos para obtener su sustento, al tiempo que tiene que cargar con las responsabilidades propias del hogar. Su pérdida y la precaria situación en que se encuentran, la tiene sumida en una confusión y depresión constantes, por lo que en reiteradas ocasiones desquita con su hijo el enojo derivado de su dolor y pérdida, porque ve en Sebbe el recordatorio viviente de su propio sufrimiento.

Para empeorar las cosas, el jovencito es víctima del abuso por parte de un grupo de bullies de su escuela (encabezados por Kenny, su vecino); y quienes le acosan, se burlan de él, lo insultan y le hacen pasar por variadas vejaciones. Las agresiones de que es objeto dentro y fuera del hogar, lo llevan a refugiarse en su habitación, y distraerse desarrollando un dispositivo para motorizar su bicicleta, o bien se escapa para dar largos paseos por una cantera cercana, mientras observa como los trabajadores del lugar la dinamitan. Este sitio pareciese exteriorizar la desolación interna que el adolescente sufre, y las explosiones que allí se suscitan se equiparan a los estallidos de su propia ira reprimida por la agobiante vida que lleva. Mas adelante, este mismo lugar será inspiración para que Sebbe tome una terrible resolución cuando las cosas alcanzan un nivel insoportable.

Además de sacar partido de los diversos entornos para acentuar las situaciones y el estado mental de sus personajes, Najafi echa mano de algunos recursos o símbolos que utilizados y presentados de determinada manera, ayudan a reforzar y enriquecer el relato cinematográfico. Por ejemplo, la presencia de un perro negro que prácticamente aparece de la nada, y que puede interpretarse como una metáfora de los buenos recuerdos, o la felicidad o los anhelos de los personajes… mientras la madre de Sebbe huye despavorida de este animal, el joven lo persigue desesperadamente, solo para verlo morir de forma trágica días mas tarde, sin que él pueda hacer mayor cosa que llorar por ello.

Y definitivamente, el corazón del filme habita en las excelentes interpretaciones de un sólido reparto encabezado por Sebastian Hiort af Ornäs, quien logra recrear para la pantalla a un vulnerable y silencioso joven, atrapado en un torbellino de emociones encontradas, que intenta mantener una relación afectiva con su madre a pesar de ella misma, y que acumula los constantes abusos y abandono hasta que finalmente un día estalla, y decide poner fin a esta situación.

Sebbe es un doloroso y conmovedor filme sobre un joven que tiene que luchar a contracorriente en busca de lo que todos (en mayor o menor medida) anhelamos: amor, aceptación, respeto y un lugar propio en este mundo.

No es una revista, es un movimiento.